El gobierno de Joe Biden al frente de los Estados Unidos se caracterizará por ser “ortodoxo”, es decir, trabajará de manera ordenada y disciplinada en lo referente a materia económica con México a través del nuevo acuerdo comercial T-MEC.

Con Biden, el gobierno de los Estados Unidos trabajará con México dentro de un marco regulatorio apegado a las leyes y acuerdos establecidos en el nuevo acuerdo comercial, señaló Juan Carlos Botello Osorio, director de la Facultad de Comercio y Estrategia Internacional de la UPAEP.

Dijo que con la llegada de Biden al gobierno norteamericano han surgido diferentes dudas sobre cuáles serán las áreas de oportunidad para México en lo referente al comercio internacional con los Estados Unidos y la llegada de Biden.

Botello Osorio asentó que con la llegada de Joe Biden al gobierno norteamericano se ven muchas oportunidades y un panorama alentador, “aun cuando México tiene que saldar dos deudas pendientes que tiene con el mandatario electo en particular y con los demócratas. Nuestro país tiene que llevar un proceso de reconciliación por parte del gobierno federal encabezado por AMLO”.

Apuntó que las diferencias a subsanar con los demócratas son la invitación que se hizo en su momento a Donald Trump en el periodo de gobierno de Enrique Peña Nieto, cuando todavía era candidato, lo que no dio una buena señal para el partido demócrata quien pensó en ese momento que en realidad se trataba de un apoyo al presidente republicano, situación que no han olvidado los demócratas.

La segunda enmienda, que tampoco olvidan los demócratas es la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington, “cuando fue prácticamente a darle el espaldarazo al presidente Donald Trump por el gobierno y agradecerle por todo lo que ha hecho Estados Unidos por México y cómo nosotros hemos contribuido a ello”, refirió Juan Carlos Botello.

Estas son las dos situaciones importantes que tienen que arreglarse de frente con el nuevo gobierno de los Estados Unidos con el presidente electo Joe Biden y por lo tanto, se espera que se dé esta operación cicatriz para establecer y dejar en claro cuál será la postura del gobierno mexicano con relación al nuevo gobierno norteamericano, expresó el académico de la facultad de Comercio y Estrategia Internacional de la UPAEP.

Subrayó que México en lo referente a los puntos principales del T-MEC, tendrá que mejorar las condiciones salariales de los trabajadores en los próximos años, de acuerdo a lo establecido en el tratado comercial, realizar buenas prácticas en lo comercial para evitar cualquier multa por incumplimiento en materia legal o laboral y las reglas que establece el propio tratado.

Enfatizó que el gobierno de Joe Biden se va a caracterizar por contar con un marco regulatorio, trabajar con orden y sustentarse en las leyes, y en ese sentido, con el gobierno de México, puede presentarse un “choque, por la forma en que viene trabajando y por no respetar los artículos de la Constitución, en donde pasan por encima de ellos y no pasa nada. Con Biden podremos trabajar muy bien, si comenzamos nosotros por trabajar ordenadamente y con respeto de la institucionalidad de nuestro país”.

Señaló que el comercio para nuestro país y para la región, será un comercio más ortodoxo, más ordenado y orientado hacia el cumplimiento de las leyes, a diferencia del gobierno de Donald Trump, que se caracterizó por una “especie de montaje para llevar adelante ciertas cosas, como las ocasiones en las que amenazó a México con la imposición de aranceles para hacer cumplir ciertas condiciones en casos como la migración y situaciones que no favorecían al gobierno norteamericano”.

Juan Carlos Botello remarcó que es importante que el gobierno federal ofrezca certidumbre jurídica en cuanto al manejo de la economía en nuestro país, así como seguridad para atraer la atención de los inversionistas extranjeros y se establezcan en México con sus capitales, y en el caso del gobierno de Joe Biden, éste ejercerá presión para que esta situación se dé.

Por último, refirió que si México y Estados Unidos trabajan de acuerdo a lo establecido en el T-MEC y con apego a los marcos jurídicos, no tendrá que presentarse ninguna desavenencia para trabajar con orden en el plano comercial.