Castigo para su expareja sentimental y la pronta detención de tres sujetos implicados, urgió este jueves Esmeralda Millán a las autoridades poblanas, ya que el 2 de diciembre de 2018 fue agredida con ácido al salir de su domicilio junto con su madre en Misiones de San Francisco, perteneciente al municipio de Coronango.

Acompañada de representantes de organizaciones y grupos feministas, la víctima de 26 años de edad admitió seguir con miedo, ya que tres de sus agresores continúan prófugos de la justicia, sin embargo, con el propósito de obtener castigo para Fidel, su expareja sentimental detenida poco después de los hechos, acudió este 19 de noviembre al cuarto llamado por parte de las autoridades con el fin de que se lleve a cabo la audiencia intermedia por el caso.

“El miedo a encontrarme con esta persona (Fidel) sigue y estará siempre, hay tres personas libres, sigo con el temor de que me vayan a hacer otra cosa, pero no por eso voy a callarme o a estar encerrada en mi casa esperando a que me hagan justicia, por eso estoy aquí ahorita hablando. Que se me haga justicia y no haya más mujeres así, agredidas con ácido, que se agilice todo para que ya le den sentencia a Fidel, no quiero que en un mes o dos meses digan que ya lo dejaron en libertad”, compartió la madre de dos pequeños de 7 y 9 años.

A la par, Esmeralda hizo un llamado a la Fiscalía de Puebla ya que, a su decir, se ha negado a buscar a los otros tres sujetos que la agredieron, bajo el argumento de que el detenido no ha querido revelar mayor información sobre los implicados y que como imputado tiene derechos y no lo pueden obligar a que digan quiénes lo ayudaron a cometer esta atrocidad.

Esmeralda también acusó que por parte del gobierno de Puebla no ha recibido ningún tipo de ayuda, pues aunque de forma inicial recibió atención en el hospital de Traumatología y Ortopedia del sector Salud, fue a través de médicos y cirujanos de la Ciudad de México interesados en su caso como a la fecha ha tenido 4 cirugías en rostro, cuello y pecho, que son las partes que fueron afectadas o dañadas por el ácido.

Aunque el camino es largo, ya que le faltan entre 5 y 6 cirugías, la joven confía en recuperar su estabilidad y recibir justicia.