Juventus logró levantarse de buena forma después de la derrota ante Barcelona en Champions League. Este miércoles fue el español Álvaro Morata quien prolongó su momento dulce al anotar un doblete para impulsar el triunfo por 4-1 contra el Ferencvaros, en la fecha 3 de la fase de grupos en UEFA Champions League.

Morata anotó su cuarto gol en el certamen europeo y el sexto de su brillante temporada. Con sus anotaciones puso cuesta abajo un partido cómodo para la Juve’ de Andrea Pirlo, que completó su goleada con dos regalos de la zaga rival castigados por el argentino Paulo Dybala y un gol en propia meta cortesía del georgiano Lasha Dvali.

Los hombres de Turín marchan segundos en el Grupo G con seis puntos, a tres del líder Barcelona, mientras que el Ferencvaros y el Dinamo Kiev cierran la tabla con una sola unidad.

 

Juventus se impone con afición en contra

Ante los 20 mil espectadores del Puskas Arena, dedicado al inolvidable delantero de Hungría y del Real Madrid y autor de más de 600 goles en su carrera, Juventus tardó menos de diez minutos para encarrilar su victoria.

El colombiano Juan Cuadrado, alineado por Pirlo como lateral derecho, realizó una gran jugada por la banda y metió un centro rozado por Cristiano, el cual Morata aprovechó para rematar a placer y subir el 1-0 al marcador.

Aunque Ferencvaros se acercó en algunas ocasiones al área rival las mejores oportunidades siguieron siendo para la Juve’. A Pirlo parecieron surgirle problemas en el centro del campo al empezar la segunda parte, pues el brasileño Arthur Melo, que fue titular, se retiró por molestias musculares, aunque según reveló la agencia de noticias EFE por fuentes cercanas al jugador, el retiro del campo fue sólo por precaución, mientras que más seria pareció la lesión del galés Aaron Ramsey.

La superioridad técnica juventina siguió marcando la diferencia y, a la hora de juego, Cristiano ofreció un buen pase raso a Morata para que éste lo enviará a una escuadra con un certero disparo con pierna derecha.

 

Regalitos al huésped

Tras el golpe de autoridad, Pirlo dio descanso al delantero madrileño y dio paso a Paulo Dybala. El argentino aprovechó dos inexplicables errores del club húngaro para sentenciar el encuentro.

Primero fue Vlazic el que falló un pase defensivo, quien a complicidad del guardameta Dibusz abrió el camino para el 3-0 al 71'. Diez minutos más tarde Dibusz volvió a fallar una cómoda salida de balón y lo entregó a Dybala, cuyo disparo acabó entre las mallas tras un decisivo toque del georgiano Lasha Dvali.

Para la decepción de Cristiano este último fue gol en propia meta, pues el portugués miró muy mal a su compañero porque quería mejorar su cuenta goleadora en la UEFA Champions League. CR7 lleva 130 dianas, por las 118 del argentino del Barcelona, Lionel Messi.

Al minuto 90 el Ferencvaros logró el tanto del honor, gracias al marfileño Franck Boli, para el definitivo 1-4.

Foto: Twitter / @LigadeCampeones