El presidente de Francia, Emmanuel Macron, tachó de "ataque terrorista islamista" el asesinato de tres personas, una de ellas degolladas, cometido este jueves en una iglesia en la ciudad de Niza, sureste del país.

El ataque se cometió en la basílica de Notre Dame de Niza.

"No cederemos" en los valores franceses, señaló ante la prensa el mandatario, que viajó a esta ciudad de la Riviera Francesa tras el ataque para expresar su "apoyo" a los católicos y a emitir un mensaje de "unión" nacional.

"Si nos atacan, es por nuestros valores", dijo Macron, que hizo un llamamiento a la "unión" y a no ceder al "terror", según una nota del diario El Universal

El presidente francés anunció además el aumento de tres mil a siete mil los efectivos destinados a la operación militar de vigilancia antiterrorista "Centinela" para proteger en particular los lugares de culto en vísperas de la fiesta católica de Todos los Santos el domingo.

 El atacante de Niza es un tunecino de 21 años que llegó a Francia desde Lampedusa, dijeron fuentes próximas a la investigación.