Un repostero belga recibió un premio que lo consagra como el mejor chocolatero del mundo. Se trata de Pierre Marcolini, quien fue galardonado con el premio organizado por la World Pastry Stars.

Esta organización de origen italiano se encarga de apreciar el trabajo de chefs de pastelería y chocolate de países como Francia y Suiza.

Marcolini hace chocolates de estilo minimalista, los cuales son regalos de lujo: algunas cajas llegan a costar más de 100 euros (118,19 dólares).

El repostero tiene franquicia en lugares como Alemania y China, pastelerías de refinadas boutiques.

Marcolini recibió el premio esta semana e indicó que se trata de su “loco proyecto destinado a renovar, transformar, cambiar, modernizar el mundo de la pastelería y el mundo del chocolate”.

Marcolini tiene 56 años y creó su primer negocio en Bruselas hace 25 años.

Piensa que el chocolate pueda consolar a las personas durante la pandemia de coronavirus. “Estamos en un período lúgubre (...) Pienso que lo mejor que puedes hacer es terminar en casa con una barra de chocolate, una caja de pralinés, una caja de bombones”, dijo.

Bélgica posee más de 200 empresas de chocolate y más de 2 000 tiendas y museos, recorridos y talleres, como el museo del cacao y el chocolate de Bruselas.