El desgaste del presidente Andrés Manuel López Obrador y los gobiernos morenistas provocaría que Morena pierda su mayoría en el Congreso de Puebla y las alcaldías importantes del estado.

Así lo anticipó el politólogo e investigador de la UDLAP, Víctor Reynoso Angulo, en la emisión de este miércoles de Ante la Corte, en e-consulta.

El profesor fundador de Ciencias Políticas de la BUAP auguró que no se repetirá el “voto parejo” para Morena en 2021, pues no estará la figura presidencial en las boletas.

Dio por hecho que el voto diferenciado no se hará presente en la elección de diputaciones locales y ayuntamientos, y que solo en la elección de la Cámara de Diputados podría haber más sufragios para los morenistas.

El desgaste presidencial lo vio como algo “natural” debido al ejercicio del poder, pero alertó que hay descontento en buena parte del electorado porque se siente “decepcionado”.

Si bien resaltó que el mandatario conserva una gran aceptación, de acuerdo con las encuestas, enfatizó que el respaldo ciudadano que tenía en 2018 ha caído notablemente, además de que a nivel local hay inconformidad con varios alcaldes y diputados de Morena.

El doctor por el Colegio de México remarcó que estos factores, además del papel que ejerza la oposición, jugarán en contra del partido en el poder y le restarán la hegemonía absoluta que ganó en 2018.

Barbosa influirá en elección

Reynoso Angulo vio difícil que el gobernador Miguel Barbosa Huerta no se involucre en la elección de 202,1 como ha prometido.

Al enfatizar que todos los gobernadores tienen el poder y los medios para ejercer influencia en los comicios, descartó que el mandatario se resista a esta tentación, aunque destacó que lo importante es el grado de injerencia.

“Es muy difícil que alguien de ese nivel, un gobernador, no influya en un proceso electoral, la pregunta con Barbosa es si rebasará los límites legales o no. Yo esperaría que no”, apuntó.

Para el académico, la contienda electoral en Puebla capital y la zona conurbada será entre Morena y el PAN, pero para obtener la victoria será más determinante quiénes sean los candidatos y no los partidos que los postulen.

Al PRI lo vio con fuerza en el interior del estado para conservar gran parte de los ayuntamientos, aunque con pocas posibilidades de diputaciones.

Cárdenas y Rivera son para el PAN

Reynoso Angulo consideró que en 2021 estarán en las boletas el exrector de la UDLAP, Enrique Cárdenas Sánchez, y el exalcalde de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, pero como candidatos del PAN, ya que hacerlo por otro partido sería “incompatible” para la ciudadanía.

Aunque a ambos se les vincula con otros partidos, en encuestas, vio difícil que puedan ser competitivos con una candidatura fuera del blanquiazul.

A Cárdenas Sánchez lo vio como posible abanderado a la alcaldía de San Andrés Cholula, mientras que a Rivera Pérez a la de la capital poblana.

En caso de que el exalcalde panista compita por el PAN y la actual edil morenista, Claudia Rivera Vivanco, busque la reelección, vio la posibilidad de que el gobernador apoye al primero.

Esto al recordar que Barbosa Huerta sostiene un enfrentamiento con Rivera Vivanco, mientras que con Rivera Pérez nunca ha tenido un desencuentro público.

Previsible pobre participación 

Reynoso Angulo anticipó una precaria participación ciudadana en los comicios de 2021, ya que será una elección intermedia y no estará el “tsunami” que representó López Obrador en 2018.

No obstante auguró mayor concurrencia en la elección de la Cámara de Diputados, ya que la continuidad del proyecto presidencial dependerá de la integración de esta.

Consideró que a nivel nacional el PRI y el PAN se encuentran en el letargo, incluso “desaparecidos” de a ratos, pero advirtió que no se deben subestimar, ya que podrían estar trabajando en una alianza que reste poder a Morena.

A propósito de sus 40 años como profesor, Reynoso Angulo recordó reveló en la entrevista que una de sus alumnas fue la exgobernadora panista Martha Erika Alonso Hidalgo, a quien percibió como excelente estudiante aunque fue crítico de su esposo, el exgobernador Rafael Moreno Valle.