Los doce elementos de la Policía Estatal, que fueron suspendidos temporalmente por la Secretaría de Seguridad Pública tras encabezar una serie de demandas por mejoras salariales en junio pasado, denunciaron que están siendo víctimas de persecución, hostigamiento y amenazas por parte de la corporación.

Los uniformados que fueron separados de su cargo el viernes de la semana pasada y que denunciaron haber sido obligados con violencia a firmar los papeles de su renuncia, acudieron este jueves a la Ciudad de México para entregar una carta al Gobierno Federal exponiendo su situación.

 

"Nosotros no filtramos ninguna información para la televisora, sin embargo, hemos recibido amenazas de todo tipo, tanto de muerte como de que van a allanar nuestros domicilios (...) Hace una hora y media ,ya estando aquí en la Ciudad de México, me hablaron para amenazarme y decirme que ya sabían donde estaba", dijo Nohemí Cruz a Noticieros Televisa.

La uniformada, quien incluso en marzo fue protagonista de un spot de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal por ser una de las mujeres con cadena de mando dentro de la corporación, acusó tener "miedo" de no saber si va a volver a casa cada vez que sale, esto tras la notificación de suspensión que recibieron el pasado viernes 16 de octubre.

Además de haber estado al frente de las negociaciones por mejoras salariales, Nohemí y otros de sus compañeros están siendo acusados de haber filtrado información a Televisa para realizar un reportaje sobre la falta de personal, lo que provoca que no puedan ser usadas todas las patrullas que fueron rentadas por el gobierno del estado como la estrategia central en materia de seguridad pública.


A los uniformados, como Enrique Gómez, los acusan de formar parte de la autodenominada "Comición Blindada", un grupo interno de la Policía Estatal que desde hace años se ha encargado de denunciar a través de redes sociales las anomalías, carencias y demás situaciones que aquejan a los elementos de la corporación, haciendo señalamientos que generalmente llevan sustento fotográfico o documental.

Tras la difusión de la entrevista en el noticiero conducido por Denise Maerker, la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno del Estado publicó un mensaje en Twitter para "desmentir" algún tipo de "presión" y aseguraron que son respetuosos de las "manifestaciones" de los policías, además emitieron nuevamente el boletín donde acusan a los agentes de "haber incurrido en conductas que alteran de manera grave la debida prestación de la función de seguridad pública".