Una de las empresas que era de las más exitosas en el mundo un día cerró, los avances tecnológicos les dieron a sus clientes mejores propuestas y con el paso del tiempo la empresa se declaró en bancarrota.

Blockbuster inició operaciones en 1985 y en Twitter se informa que el 19 de octubre de ese año abrieron su primera tienda en Estados Unidos.

Fue fundada por David Cook, quien anteriormente era propietario de un negocio que proporcionaba servicios de software para la industria del petróleo y el gas en Texas.

“Hace quince años, un fanático del cine podía ir a cualquiera de las nueve mil tiendas de Blockbuster y salir con un éxito de Steven Spielberg en la mano”, publica de New York Times.

La empresa facturaba 5.29 mil millones de dólares en 2008, según informa retailnewstrends.me. Tenía más de 8 mil 500 tiendas abiertas en 29 países, lo que le convertían en uno de los 10 retailers con más tiendas en el mundo. Estas tiendas crecían sus ventas al 6.4% año tras año en la misma tienda. (U.S. same-store sales for full-year 2008).

El portal señala que la primera tienda de alquiler de videos Blockbuster fue inaugurada en Dallas, Texas. Hasta ese momento los videoclubs que existían tenían pocos títulos y no se puede decir que tuvieran muchas novedades.

Cuando la tienda abrió tenía unas 8 mil películas, lo que se convirtió en un éxito y las tiendas se fueron multiplicando en Estados Unidos y el mundo.

Tres años después de su fundación ya tenían más de 250 tiendas y en 1988 Major Video Corporation, su principal competidor, en un canje de acciones valorado en alrededor de 56 millones de dólares.

Con el paso del tiempo Blockbuster anunció que abriría una nueva tienda cada 40 horas, en los próximos años, con lo que a finales de ese año pasaría a Video Nacional, líder del sector en ese momento.

A principios de la década de 1990, Blockbuster lanzó su tienda mil y se expandió al mercado extranjero.

Cuando se cumplieron 1500 días después de su fundación ya tenían 1000 tiendas, era un imperio que no se veía que se derrumbaría.

Para quienes rentaron en Blockbuste notaron que tenían un buen servicio. Las películas clasificadas por género, los estrenos tenían más títulos y cuando pasaba el boom de las películas, se podían comprar de uso.

Se podrían encontrar clásicos y mucho más, además de que ofrecían ventas de películas nuevas, palomitas y se premiaba a los clientes frecuentes.

Blockbuster fue fundada en 1985 y en 2009 tuvo una facturación anual de 4 mil 100 millones de dólares, frente a los 5 mil 100 millones de 2008, informó El Mundo.

Una gran negocio que las plataformas de streaming llegaron a acabar con él, ya que ahora los clientes ya no tendrían que ir por la película, sino que desde la comodidad del hogar se pueden ver, rentar o comprar, sin necesidad de salir a entregarlas y se evitan las multas por no regresarlas a tiempo.

La mayor cadena de alquiler de videos de Estados Unidos se declaró en quiebra debido a que no pudo hacer frente a la competencia de las descargas por Internet en septiembre de 2010.

Hoy aún queda una de estas tiendas en el mundo: el Blockbuster en Bend, Oregon.