Derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tuvieron que realizar una larga fila y esperar por más de una hora a ser atendidos en la farmacia de la Unidad Médica Familiar número 2 de la ciudad de Puebla.

Algunos de los afectados explicaron que desde el pasado jueves la farmacia de esta unidad médica, ubicada en la 9 Oriente y Bulevar 5 de Mayo, estuvo cerrada e incluso el personal colocó bancas y selló el espacio con plásticos amarillos.

Sin una explicación de por medio ni respuesta sobre cuándo se les surtirían sus recetas médicas, no fue sino hasta este lunes que los derechohabientes fueron notificados sobre la reapertura de la farmacia.

Fue así que decenas de pacientes o sus familiares tuvieron que acudir a la unidad médica y realizar una fila tan larga que rebasaba las instalaciones y provocó que no se respetara la sana distancia.

Aunque los derechohabientes sospechan que hubo un problema de desabasto en la farmacia que impidió dar servicio desde el jueves, el área de comunicación social de la dependencia no confirmó esa situación.

Comunicación Social de la delegación del IMSS en Puebla señaló que se trató de un retraso en la entrega por la llegada de un pedido de medicamentos y por el inventario mensual que se realiza.