Empleados de la terminal de autobuses ORO-ERCO de Atlixco negaron el servicio de transporte a una mujer con discapacidad, argumentando que se encontraba bajo los efectos del alcohol, versión que fue descartada por usuarios que no solo apoyaban a la mujer, sino que fueron testigos de la detención de una joven que intentó defender a la víctima de discriminación.

Los videos de esta situación que se vivió el pasado 21 de septiembre en las instalaciones de esta terminal de autobuses, se hicieron públicos con el fin de que derechos humanos pueda emitir algún tipo de recomendación a esta empresa y dar al gobierno municipal la solicitud para que sus elementos policiacos actúen con respeto a los derechos individuales.

Se trataba de una mujer que se desplaza con ayuda de muletas por carecer de una de sus extremidades, de una edad aproximada de 50 años, para los usuarios fue notable que la negativa a prestarle el servicio se derivó de esta situación.

Citlalli Soriano, quien realizó la denuncia pública señaló: “el trabajador argumentó que no podía prestarle el servicio puesto que tenía un aliento a alcohol. Cabe mencionar que el personal contaba con cubrebocas, lo que, a mi parecer, les imposibilita percatar a tan larga distancia, el aliento de la fémina. Por ello, considero que se trata de un acto de discriminación por parte de los empleados de la empresa”

Sin embargo, el personal de la empresa no solo le negó el acceso al servicio público, sino que la obligó a retirarse de sus instalaciones haciendo uso de la fuerza pública, ante esta situación una de las jóvenes que se encontraba presente intentó defender a la mujer, lo que ocasionó que los elementos la detuvieran y subieran a la patrulla.  

“Considero que, no había razón suficiente para que aprendieran a la joven y la trasladaron a la comandancia del municipio como si fuese una delincuente o como si hubiese hecho alguna otra fechoría que requiriera su pronta aprehensión. Por tanto, ese acto lo considero como un delito de abuso de autoridad, exhibiendo su desconocimiento de ley y la falta de capacitación para enfrentar situaciones como esta”, comentó quien denunció.

Añadió que esta no es la primera vez que el personal de la empresa tiene este tipo de actos, pues un sinfín de veces le ha tocado percibir como permiten el acceso a sus unidades a hombres en estado de ebriedad, pero en este caso a la mujer con discapacidad no se lo permitieron.