Una inversión de más de 8 millones de pesos en materia de seguridad para los estudiantes, mantener la matrícula de más de 17 mil alumnos para el ciclo escolar 2020-2021 pese a la pandemia de Covid-19, así como el logro académico del nanosatélite AztechSat-1 y las movilizaciones universitarias, destacó el rector Emilio Baños Ardavín como parte de su informe de labores al frente de la UPAEP.

En un evento atípico por las condiciones de la pandemia, el rector de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) ofreció una conferencia de prensa donde dio un mensaje de los aspectos más destacables de los últimos meses y respondió cuestionamientos de la prensa.

Baños Ardavín manifestó que el último año la UPAEP se ha visto marcada por tres aspectos: la innovación tecnológica con la puesta en órbita del nanosatélite AztechSat-1 en diciembre pasado; el aspecto social con las movilizaciones universitarias en demanda de más seguridad en febrero de este año; así como la solidaridad con todo lo que ha dejado a su paso la pandemia del Covid-19.

"En esta vertiente genuinamente volcada a lo social de nuestra institución, desde su origen, en el saber responder ante los retos que vivimos como sociedad y concretamente en el cómo los universitarios, los jóvenes de nuestra entidad, han sabido procesar y llevar a otras instancias problemáticas que a todos nos aquejan", destacó Baños Ardavín.

Invierte Upaep 8 millones en seguridad

Al resaltar la petición de seguridad de los universitarios, el rector recordó que tan solo en el último ciclo escolar la institución invirtió poco más de 8 millones de pesos en la adquisición y operación de equipos tecnológicos para seguridad, además de la contratación de personal privado, que pese a la pandemia estuvo realizando sus rondines.

"De hecho no los cancelamos, un poco como un servicio también a la ciudadanía, a nuestros vecinos del barrio, pero también como un gesto solidario para no reducir los puestos de trabajo que eso supone, estamos hablando de casi 80 elementos entre los diferentes turnos (...) En números globales la universidad está invirtiendo más de 8 millones de pesos en este ciclo en esta materia de tecnología, vigilancia, etcétera.

En este tenor recordó que mantiene un trabajo con el Estado y el municipio de Puebla, sin embargo se ha detectado que en materia de seguridad pública sigue siendo evidente el distanciamiento entre estas dos autoridades que no ha permitido un trabajo conjunto y eficiente.

"Vemos todavía una agenda pendiente en una adecuada coordinación entre municipio y el estado, y en eso también estamos coadyuvando y también dando seguimiento a la evolución de la seguridad en general en nuestra entidad y en la región", señaló el rector.

Uno de los casos en materia de inseguridad que más estremeció a Puebla este año y que provocó las movilizaciones universitarias fue precisamente el asesinato de tres estudiantes de Medicina, dos de ellos colombianos y que estaban de intercambio en la UPAEP, a lo que Baños Ardavín señaló que se le sigue da seguimiento aún y cuando a la fecha sigue sin haber sentencia.

"Hemos estado al pendiente, las investigaciones siguen en el curso legal, no hay todavía sentencia y pues de nuestro lado es un clamor, pero también en la prudencia que sabemos que requiere el caso pues estamos al pendiente, pero también exigiendo que se haga justicia y que esto no quede como un hecho impune", recalcó.

No habrá reducción de estudiantes

En el ámbito académico el rector de la universidad católica señaló que a pesar de la pandemia no habrá una reducción en la matrícula, lo cual quiere decir que sí hubo un impacto en el proceso de admisión de verano pero que se espera mejore para primavera, mientras tanto se mantendrá la matrícula de más de 17 mil alumnos.

"En el número global, en la universidad se mantienen los mismos estudiantes que el año anterior, algunos sistemas crecieron y otros desde luego decrecieron para terminar con el mismo número. Lo que les podrían compartir es que en el nuevo ingreso sí tuvimos una afectación, sobre todo en lo que es licenciaturas", explicó.

Baños Ardavín confió que para este otoño se permita regresar a una presencialidad o al menos un sistema híbrido de clases, sin embargo destacó que la universidad se ha mantenido en una modalidad en línea en sus servicios.

Respecto al avance que Puebla ha tenido en el tratamiento de la pandemia y que esto ha repercutido en la reapertura comercial y la vida académica, Baños Ardavín consideró que se pudieron hacer más cosas como la aplicación masiva de pruebas para la detección de Covid-19.

Asimismo resaltó que también hay una responsabilidad social de la gente que no ha adquirido prácticas de sanidad que pongan a salvo su integridad y la de las personas en su entorno.

"Desde hace tiempo nuestra postura fue la de apostarle muy fuertemente a una cultura de sanidad y me parece que esto en Puebla nos tardamos en generarla, incluso me parece que hubo hasta descontrol al inicio (...) en muy pocos estados de la república se quiso asumir y abrazar que es una medida mucho más proactiva para hacer pruebas", señaló.

Mala señal la reducción del presupuesto

En otro orden de ideas, el rector consideró que Puebla tendrá un difícil reto si es que se mantienen las cifras del proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación que para Puebla prevé una disminución de 5.1 por ciento en el presupuesto para el ejercicio fiscal 2021.

"No parece haber una lógica en la configuración del presupuesto entre las diferentes entidades, así que por supuesto no es una buena noticia para Puebla y hace todavía más retador desde luego el regreso o el revertir esta situación económica por la que atravesamos", consideró Baños Ardavín.