El diputado local sin partido Héctor Alonso Granados desistió de su impugnación y aceptó acatar la medida cautelar impuesta por el IEE por sus presuntos actos de violencia política. 

El Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) anunció que el legislador canceló su apelación con la cual pretendía revertir la medida en su contra. 

La investigación del Instituto Electoral del Estado (IEE) continuará hasta concluir la integración del expediente, mismo que será enviado al TEEP para que este resuelva si el diputado incurrió en violencia política. 

En sesión pública virtual se informó este viernes que el propio representante del distrito 19 de la capital compareció ante los magistrados para notificar su desistimiento. 

En razón de ello se declaró el sobreseimiento de sus recursos TEEP-A-116/2020 y TEEP-A-119/2020, con los cuales combatía al IEE y a su Comisión de Quejas y Denuncias

Tras la decisión del legislador, los magistrados aprobaron por unanimidad sobreseer los juicios al quedar sin materia. 

Alonso Granados pretendía revocar la medida cautelar impuesta por el IEE el pasado 15 de junio. 

La prevención del organismo consistió en ordenar al diputado que se abstuviera de agredir a sus compañeras, con la advertencia de que si lo hacía sería separado del cargo de manera provisional hasta que concluyeran las investigaciones en su contra. 

La medida cautelar fue emitida a raíz de una denuncia promovida por la diputada Nora Yéssica Merino Escamilla (del PES), quien se dijo víctima de violencia política durante la sesión ordinaria del Congreso del 4 de junio. 

Alonso Granados le dijo “cállate tú”, “ya estuvo bueno que estas niñitas me interrumpan” y “al diablo con sus instituciones”, cuando la legisladora advirtió con denunciarlo. 

La agresión se debió a la diputada lo interrumpió porque él no se apegó a la moción que había solicitado, sino que ocupó su intervención para reclamar que una de sus iniciativas fue ignorada por sus compañeros.