El diputado local sin partido, Héctor Alonso Granados, impugnó en el TEEP la medida cautelar en la que el Instituto Electoral del Estado (IEE) advirtió con separarlo del cargo por sus agresiones en el Congreso de Puebla.

El legislador del distrito 19 de Puebla capital interpuso un recurso de apelación en el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) para intentar revocar el freno a sus declaraciones.

En su recurso exige echar abajo la resolución de la Comisión de Quejas y Denuncias del IEE, emitida el 14 de junio, por considerarla infundada y excesiva.

Su apelación fue admitida por el tribunal, se radicó en el expediente TEEP-A-119/2020 y su dictaminación estará a cargo de la magistrada Norma Angélica Sandoval Sánchez.

La medida cautelar que impugna se dictó tras una denuncia promovida por la diputada Nora Yéssica Merino Escamilla (del PES), quien fue agredida verbalmente por el exdiputado de Morena y MC.

 

Amagan con suspensión por agresiones

 

De acuerdo con el instituto, se determinó la tutela preventiva para exhortar a Alonso Granados a que “se abstenga de realizar manifestaciones que violenten políticamente a la diputada Nora Yéssica Merino Escamilla o a cualquier otra diputada integrante del Congreso del Estado de Puebla”.

También se le advirtió que si incurre en una conducta similar “se procederá inmediatamente a ordenar su separación del cargo, como medida provisional, que estará vigente hasta que se resuelva el fondo de la denuncia formulada y la autoridad competente resuelva lo que jurídicamente proceda”.

Merino Escamilla fue agredida en la sesión ordinaria del Congreso del pasado 4 de junio, donde Alonso Granados le dijo “cállate tú”, “ya estuvo bueno que estas niñitas me interrumpan” y “al diablo con las instituciones”, cuando la legisladora advirtió con denunciarlo por violencia política.

El conflicto se debió a que la diputada lo interrumpió porque él no se apegó a la moción que había solicitado, sino que ocupó su intervención para reclamar que una de sus iniciativas fue ignorada por sus compañeros.

A raíz de la agresión contra Merino Escamilla, Alonso Granados fue expulsado de la bancada de Movimiento Ciudadano (MC) y desconocido como militante, situación parecida a la suscitada en junio de 2019, cuando Morena lo expulsó por sus polémicas declaraciones sobre la despenalización del aborto.