Tras dos años de la LX Legislatura de Puebla siguen pendientes las principales promesas de campaña de los diputados, como la desprivatización del agua en la capital, la despenalización del aborto y la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo.

La eliminación de fideicomisos y Órganos Públicos Descentralizados (OPDs), la legislación sobre la revocación de mandato, así como reformas a la Ley del Notariado y la Ley de Deuda Pública son otras propuestas que no se han concretado.

Varias de estas medidas se han impulsado en iniciativas, pero se encuentran “en la congeladora” en espera de ser analizadas y eventualmente aprobadas.

La eliminación del fuero constitucional, la abrogación de la “Ley Bala”, la paridad de género en todos los cargos públicos, el indulto a presos políticos y la legislación de la violencia política, en contraparte, son unos de los compromisos cumplidos.

 

74% de iniciativas en espera

A un año de que concluya la LX Legislatura, con mayoría de la coalición Juntos Haremos Historia, se encuentran pendientes el 75 por ciento de las iniciativas presentadas.

De acuerdo con el registro del poder Legislativo, se han promovido mil 17 proyectos de ley desde que inició la gestión actual el 15 de septiembre de 2018.

Del total, solo se han atendido 246, es decir, el 25.8 por ciento, de modo que el 74.2 espera a ser discutido en comisiones.

De las 246 iniciativas que ya se resolvieron, 47 son solo del gobernador Miguel Barbosa Huerta, dos del exgobernador interino Guillermo Pacheco Pulido y dos del exgobernador Antonio Gali Fayad (las leyes de Ingresos y Egresos 2019) de modo que 195 son de los diputados.

 

Los pendientes

Entre las iniciativas que esperan en “la congeladora” se encuentran las que buscan despenalizar el aborto y reconocer las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

Las reformas para regular la entrega de notarías, para evitar que las patentes se den como pago de favores políticos, así como las que buscan reconocer como deuda pública los Proyectos de Construcción y Servicios (PPS) son otros pendientes.

La serie de reformas prometidas para revocar o al menos debilitar la concesión del agua en Puebla capital ni siquiera se han presentado, mientras que hay unas en espera con el propósito de regresar al Congreso local la facultad de controlar las tarifas del servicio.

Las reformas constitucionales para legislar la revocación de mandato del gobernador y los alcaldes ya se presentaron, pero no se han discutido.

Tampoco se ha consumado ni hay indicios de llevar a cabo la eliminación de fideicomisos y OPDs señalados de innecesarios, opacos y costosos, como “Ciudad Modelo”, Convenciones y Parques, Carreteras de Cuota, Museos de Puebla y el Banco Estatal de Tierra. 

Foto: Especial