El corazón de Marlene Estévez dejó de latir este sábado en el Hospital General del Sur de la capital poblana, donde la joven de 22 años fue atendida por el daño que le originó consumir "Rancho Escondido" el pasado fin de semana junto con su novio Samuel, quien fue el primero en perder la vida, presuntamente, por la ingesta de dicha bebida alcohólica.

El portal Municipios Puebla  indicó que familiares de la pareja clamaron justicia y exigen se aplique la ley en contra del comerciante que vendió la bebida adulterada.

Muerte cerebral por intoxicación al consumir metanol es el diagnóstico médico que hoy terminó con la vida de Marlene Estévez, originaria de San Martín Rinconada, en el municipio de Mazapiltepec de Juárez.

Ella convivió con su novio Samuel Sánchez. El pasado fin de semana, compraron una botella de Rancho Escondido en una tienda de San Salvador el Seco y posteriormente ambos iniciaron con sintomatología propias de la bebida adulterada.

Tras una semana internada, con convulsiones, hoy terminó el sufrimiento para Marlene.