Bajo el lema de “por si no llegamos”, una panadería mexicana ha decidido ‘innovar’ en el ámbito de la gastronomía y crear un híbrido entre el Pan de muerto (común para las fechas en que nos encontramos) y la Rosca de Reyes, creando la novedosa ‘Roscamuerta’.

La estrategia de mercadotecnia que ha funcionado a este negocio es realmente el lema con el que acompañan su venta, pues debido a la pandemia de Covid-19, el número de decesos ha ido en aumento, por lo que no han podido llegar al final de este caótico 2020.

Esta panadería cuenta con diversas piezas de pan para todos los gustos, como conchas, cuernos y hojaldras, entre otros. Incluso tienen otras que son elaboradas por temporada. Sin embargo, las experimentaciones con estas piezas son ahora, literal, “su pan de cada día”.

La invención vino por parte del chef mexicano Alfonso Domínguez, quien superó lo establecido al fusionar la Rosca de Reyes, que se consume en enero, y el pan de muerto, el cual es usado en los altares del 1 y 2 de noviembre.

 

Pan fusionado

La “Roscamuerta” tiene forma de rosca e incluso contiene fruta cristalizada a su alrededor, mientras que en el centro de la pieza aparece un pan de muerto con sus “huesitos” hechos de la misma masa y escarchados en azúcar.

"El 2020 llegó a romper la barrera que existe entre espacio-tiempo”, agregó como comentario Domínguez en una de sus publicaciones sobre la Roscamuerta.

Fue a través de su página de Facebook donde el chef mostró su creación. Un seguidor le preguntó si la pieza tiene muñequitos de plástico en su interior, pero el cocinero respondió que no debido a que no sabía si debía tener muñecos o calaveras.

Foto: Twitter / @LizzyTeyssier