Los suicidios en México son una realidad alarmante a la que poca atención se suele enfocar, aunque la posible “solución” a este problema no se encuentra únicamente en crear programas de prevención, sino en realizar verdadero trabajo con los niños para evitar que, al llegar a la adolescencia o adultez, presenten conductas suicidas.

Así lo consideró Verónica Alcalá, docente de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Desde la década de los 90 la tasa de suicidio ha ido en ascenso. Según datos del INEGI, 30 por ciento de las personas que se suicidan en el país tienen entre 15 y 29 años de edad”, refirió.

En lo anterior radica la necesidad de hacer trabajo desde la infancia con el fin de que las y los niños puedan aprender estrategias que se encuentran encaminadas a afrontar su realidad, además de ser capaces de crear ambientes más positivos para que presenten conductas que tiendan más al optimismo y empatía.

Alcalá admitió que la adolescencia no es la mejor etapa para tratar el suicidio, ya que muchos jóvenes no se encuentran en disposición para aceptar lo que un adulto les diga.

Como joven se está precisamente en esa etapa donde se tiende a criticar e ir contra una figura de autoridad, debido a que se encuentran construyendo una identidad propia con base a las relaciones que tienen con los demás.

“Si trabajamos con los niños en la primaria es factible crear mentes más positivas y con mayores recursos sociales. En este proceso es indispensable que los papás sean conscientes de su papel en la crianza de los hijos, y los maestros de su rol como formadores de pequeños mentalmente más sanos”, consideró la experta universitaria.

Además, la empatía y eliminación de conductas agresivas (principalmente en las aulas) podrían reforzar la ayuda hacia las y los jóvenes que se encuentran en formación, ya que “no podemos esperar un programa para evitar los suicidios entre los jóvenes, sería sólo un remedio; lo ideal son actividades preventivas en la etapa de desarrollo”, reiteró Verónica Alcalá.

¿Cuáles son las causas que conducen al suicidio?

De acuerdo con la psicóloga, el suicidio se encuentra asociado a muchas causas, pero tanto la depresión, consumo de drogas, los padecimientos crónico-degenerativos, afecciones mentales como la bipolaridad o esquizofrenia podrían ser algunos detonantes de dicha acción.

Es bueno dejar en claro que no se debe tratar el suicidio como una enfermedad, pues se trata de un signo que alerta sobre algo que no ha estado bien desde hace mucho tiempo, explicó la experta.

Señales a tomar en cuenta

Por último, el portal Excélsior realizó en 2018 una infografía acerca de las señales que podríamos detectar incluso desde la infancia, las cuales podrían alertarnos sobre posibles conductas suicidas o que se encaminan a ello.

suicidio, infografia.jpg