Luego de la realización de la final de temporada de béisbol que concentró a poco más de 4 mil asistentes en la población de San Felipe Maderas, se sabe que las autoridades del ayuntamiento ya habían notificado a los organizadores que no era factible realizar el evento por la pandemia, pese a ello se llevó a cabo.

Pero aunque las autoridades hayan querido intervenir se hubieran visto rebasado por los cientos de asistentes debido a que solo se contaba con cuatro policías en turno y uno de ellos en la comandancia.

Tanto la Síndico Municipal, Georgiana Jiménez Cuevas, así como la regidora de Deportes, Regina Hernández Rosas, informaron a los representantes de cada equipo que estaban cancelados todo tipo de eventos deportivos, ya que en cada encuentro se concentraban varias personas, lo cual facilitaba al Covid-19 propagarse en la población.

Jiménez Cuevas manifestó que en los campos de Azumbilla, Santa Ana y San Isidro Ahuatlampa sí se acataron las medidas y aunque fue necesario colocar material de construcción para obstruir los espacios deportivos, se respetó el decreto.

 

Señaló que en el caso del campo estadio Ocote que de lunes a viernes es un espacio que está prácticamente vacío, el movimiento se da durante el fin de semana.

De igual forma mencionó que en ningún momento la liga o los presidentes de los equipos solicitaron el permiso para poder realizar el encuentro y como autoridades se enteraron días antes de que se llevará a cabo la final, pero, por rumores de los propios pobladores, razón por la cual se emitieron oficios hacia los representantes para notificarles que no era posible realizar la actividad, sin embargo, se efectuó.