La crisis por la pandemia ha puesto en jaque al sector hotelero en Puebla, por lo que empresarios buscan vender los inmuebles para que una cadena u otro inversor privado los adquiera tal y como están, en su mayoría en el Centro Histórico.

Fuentes dentro del gremio confirmaron al menos tres casos, mientras que un par más se pudieron encontrar a través de publicaciones en internet en páginas de bienes raíces donde se promocionan los inmuebles desde hace una semana y hasta cuatro meses atrás.

Azul Talavera volvería a cambiar de dueños

Uno de los casos es el del Hotel Azul Talavera ubicado en el Barrio de San Francisco, pues apenas en diciembre del año pasado hizo la transición a su marca tras comprar el inmueble a Rosewood Hotels and Resorts.

El inmueble que fue restaurado e inaugurado en 2016 para ser habilitado como hotel, se comercializaría en aproximadamente 65 millones de pesos, buscando que una nueva administración tome el control y logre rescatar el lugar, según señalaron fuentes de esta industria.

Hotel Cartesiano y el emblemático Gilfer

El segundo en la lista de venta es el Hotel Cartesiano ubicado en la 3 Oriente 610, esquina con el Bulevar 5 de Mayo. El inmueble fue inaugurado en 2017 por el entonces gobernador Antonio Gali Fayad y fue polémico debido a que en su diseño se apropió de la vía pública para unirla a su recepción y área de valet parking.

El hotel con 78 habitaciones; dos restaurantes; dos bares; spa y alberca al aire libre, se estaría comercializando en 45 millones de pesos, según reveló la fuente consultada que pidió la gracia del anonimato.

Otro caso también es el del emblemático Hotel Gilfer, ubicado en la 2 Oriente número 11, entre la calle 5 de Mayo y la 2 Norte a tan sólo media calle del zócalo de Puebla, el cual también buscaría una nueva administración sin tener que cerrar sus puertas, por la cantidad de 15 millones de pesos.

Administraciones herméticas

Este medio buscó una postura con el personal de estos tres hoteles que no se tienen anuncios de venta en alguna página web, sin embargo en ninguno de los casos hubo una respuesta favorable.

En el Hotel Gilfer se buscó una entrevista vía telefónica, aunque el personal se limitó a señalar que por el momento no había una persona que pudiera atender la petición, sin hora o día en específico para poder encontrarla.

En el Hotel Cartesiano la respuesta fue la misma, pues el personal que atendió la llamada señaló que de momento el sitio se encuentra cerrado, pero quizá en días posteriores se podría buscar a quien pudiera dar informes sobre el inmueble.

Por lo que hace al Hotel Azul Talavera se indicó que la persona que podría dar información sobre la venta se retira por la tarde, por lo que se pidió buscarlo nuevamente, pues sus horarios de atención son variables tras la pandemia.

Ofertan dos más por internet

Además de esos casos este medio pudo constatar que otros dos espacios se ofrecen a través de páginas de internet de bienes raíces, tal es el caso del hostal y restaurante denominado Workósfera, el cual se oferta en 42 millones de pesos.

Este lugar ubicado en la calle 5 Oriente número 612 del Centro Histórico de Puebla, se promociona como un lugar adaptado para recibir a 61 personas; áreas abiertas; restaurante; estudios; tres niveles; dos frentes, y todo en un área de 1 mil 976 metros cuadrados. El anuncio está vigente desde hace cuatro meses.

El último lugar en la lista fue el Hotel Marqués del Ángel, ubicado en la 5 Poniente número 332, del Centro Histórico de Puebla.

Gobierno no toma con seriedad al turismo

A fin de tener un panorama sobre la situación del sector hotelero, Manuel Domínguez Gabián, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Puebla, señaló en entrevista con e-consulta que se trata de una crisis de la que no han podido recuperarse pues actualmente operan con un 9 por ciento de la ocupación hotelera.

Recordó que el año pasado la ocupación en la víspera de las fiestas patrias era del 90 al 100 por ciento en los hoteles del Centro Histórico de Puebla, por lo que reprochó que hoy el gobierno no esté tomando coma seriedad al sector turístico.

"El turismo no es un juego y este gobierno no lo está tomando con seriedad, yo no puedo decirle a un turista que los domingos no tiene a donde ir a comer o decirle que a las 9:00 de la noche tiene que irse a meter a un cuarto de hotel, la realidad es que Puebla es el único estado que sigue con estas restricciones absurdas", consideró el empresario.

Señaló que la secretaria de Turismo Estatal, Vanessa Barahona de la Rosa, solamente es vocera del gobernador y entiende que no está en sus manos dar solución a ciertas cosas, sin embargo advierte que no habrá un repunte para las fiestas patrias pues los hoteles están imposibilitados económicamente para hacer eventos.