En Bembibre, España, una mujer pasará 10 años en prisión por acusar falsamente a su expareja de ponerle pegamento en la vagina.

Tras las investigaciones de la policía, pudieron averiguar que fue ella quien se puso el pegamento con ayuda de su cómplice, a quien le dieron una multa de 2 mil 100 euros.

Todo lo dicho por Vanessa G., de 37 años de edad, habría sido con la finalidad de que encarcelaran a su expareja. Tras el veredicto del juez, la mujer no sólo pasará 10 años en la cárcel, sino que tendrá que pagar a su exnovio 25 mil euros.

También acusó al hombre de haberla secuestrado y llevado a las vías del tren para agredirla sexualmente; sin embargo, todos sus testimonios fueron falsos.

Gracias a las cámaras de seguridad se pudo constatar que compró una media, cuchillas, pegamento y cinta adhesiva para simular los hechos con ayuda de su cómplice.

Vanessa G recibe tratamiento psiquiátrico desde 2008.