Lionel Messi  tiene la intención de irse del Barcelona, equipo con el que tiene contrato hasta 2021, esto pese a que La Liga ya dijo que la cláusula de recesión sí aplica pese a los argumentos del jugador.

Pero si Messi se va del Barcelona las finanzas del club recibirían un duro golpe, ya que el que deja el club es el mejor jugador del mundo.

Messi tiene 33 años, pero sigue siendo el mejor jugador del mundo y no tiene recambio. Sin el mejor jugador del mundo el Barcelona no podrá ser la mejor marca futbolística del mundo. Sin Messi, la marca Barça, valorada actualmente en 1,4 billones de dólares, perdería”, dijo Xavier Ginesta, periodista y profesor de mercadotecnia deportiva en la Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya.

Forbes México informó que la marca futbolística más valorada es el Manchester United con 1.7 billones y el Real Madrid empata con el Barcelona en la segunda posición con 1,4; mientras que la sexta es el Manchester City, a donde llegaría Messi la siguiente temporada.

“Que Messi se fuera del Barcelona sería una verdadera hecatombe y un desastre para el club a nivel económico a medio y largo plazo, pero a la junta directiva de Bartomeu le permitiría disminuir los gastos con el ahorro de su salario (100 millones de euros brutos anuales) y esto, aunque no consiga un traspaso por el argentino, le facilitaría tapar el agujero de 200 millones de euros que ahora mismo tiene entre ingresos y gastos”, explicó David Valero, experto en finanzas e investigador del fútbol.

Albert Deulofeu, economista de la candidatura de Toni Freixa en las elecciones del Barcelona de 2015, explica que en este medio y largo plazo “se perderían ingresos directos como la venta de camisetas e ingresos indirectos como la posible pérdida de proyección del club a causa de la marcha de su principal estrella”.

Pero Deulofeu advierte que “la salida de Messi también tendría un impacto muy significativo en la reducción del gasto a causa de la elevada retribución del jugador”.

El especialista considera que el traspaso del argentino representaría una “bombona de oxígeno” a corto plazo, algo importante para el club.

Se cree “probable que los actuales responsables económicos del Barcelona vean esta operación con buenos ojos aunque no sea políticamente correcto manifestarlo”.

Otro de los factores que impactarían al Barcelona es que el club está por renovar sus principales contratos de patrocinio: Rakuten (55 millones de euros anuales) y Beko (19 millones de euros anuales).

“El Barcelona tendrá menos argumentos para pedir dinero a las marcas por el hecho de quedarse sin la gran estrella mundial”, dijo Valero. “Así que los ingresos por patrocinio disminuirán”.