Desde el pasado 15 de junio la Secretaría de Gobernación emitió el protocolo para el regreso a las actividades en centros religiosos, donde se incluyen iglesias, templos, sinagogas, mezquitas, bajo la “nueva normalidad” en México.

La sana distancia y el hecho de evitar contacto físico con los presentes destacan entre las recomendaciones emitidas para poder asistir a estos centros.

Aunque distintos templos hicieron de todo para obtener certificación y poder abrir sus puertas, lo cierto es que las y los feligreses parecen no estar al tanto de lo que se puede y lo que no se puede para realizar las celebraciones de manera normal y segura.

Es por ello que mediante un sondeo realizado por e-consulta en redes sociales juntamos algunas de las interrogantes más repetidas por las y los usuarios en cuanto a lo que desconocen sobre el tema, así como lo que debería ocurrir en sus templos.

 

  1. ¿Cuántas personas pueden entrar?

De acuerdo al aforo de la iglesia, la entrada se permitirá sólo al 30 por ciento de los feligreses. Desde luego esta cifra depende mucho del espacio que tenga el templo.

 

  1. ¿Qué debería haber en la entrada?

Antes de ingresar, se sugiere que alguien mida la temperatura de manera electrónica a las y los asistentes, por lo que aquellas personas que presenten fiebre (temperatura corporal por encima de los 37° para febrícula y de 38°c para fiebre) no podrán ingresar a la reunión de culto religioso.

Además, se debe verificar que las personas ingresen al inmueble con cubrebocas, manteniendo el uso adecuado del mismo –es decir, que cubra nariz, boca y barbilla- durante el evento.

 

  1. ¿Cuánto debe durar la celebración?

Entre las medidas emitidas por la Arquidiócesis Primada de México se encuentra el tiempo máximo para la celebración, por lo que éstas deben ir entre los 30 y 60 minutos.

 

  1. ¿Puedo cantar y dar la paz?

Debido a que la propagación de la saliva podría hacer a las personas susceptibles a un posible contagio, la recomendación es no cantar o hacerlo en voz baja siempre y cuando se cuente con careta o cubrebocas, así como con la distancia mínima de 1.5 metros.

Dar la paz, en cambio, está estrictamente prohibido, por lo que no están permitidos abrazos, saludos ni contacto físico.

 

  1. ¿Y la comunión?

Para esta parte de la celebración, el padre o párroco debe darte la ostia en la mano, no en la boca como era costumbre. De esta manera evitas contacto directo con una de las vías donde el contagio puede ser más factible.

Con información de la Secretaría de Gobernación, Forbes y la Arquidiócesis Primada de México.

Foto: Agencia Enfoque