Una banda de ciudadanos colombianos habría obtenido un botín  de aproximadamente 90 millones de pesos en billetes de diferente denominación nacional y dólares americanos de un solo domicilio en Puebla, caso que se dio a conocer tras la detención de uno de los implicados.


De acuerdo con un reportaje del periodista Carlos Jiménez para Imagen Televisión, el sospechoso del robo fue un colombiano detenido en el Estado de México por las autoridades que además le encontraron un celular donde había un video en el que documentaba el botín.
 


En la videograbación se puede ver que los delincuentes tienen apilados los billetes de todas las denominaciones locales, además de algunos dólares, los cuales habrían sido sustraído de un solo domicilio, aunque no se dieron mayores detalles del asalto.

De acuerdo con el citado reportaje el hallazgo derivó de las detenciones que han realizado las autoridades de la Ciudad de México, de aproximadamente 100 personas de origen colombiano en lo que va del año.

Esas personas llegarían a la ciudad de Cancún, Quintana Roo, y posteriormente se trasladan a la Ciudad de México donde rentan casas en diferentes colonias a la espera de que alguien patrocine los robos operando en una modalidad llamada "dique".

Dicha forma de trabajo señala que los ciudadanos colombianos llegan al país tras un pago de 8 mil pesos para el personal del Instituto Nacional de Migración (INM) que les permite ingresar sin ningún tipo de documentación.

Posteriormente deben trabajar para su patrocinador por un lapso de seis meses hasta que finalmente logran saldar su deuda y después de ese lapso los robos que cometan ya son parte de su ganancia, siempre que no sean detenidos.

La información difundida señala que además hay diferentes modalidades para cometer los robos, que van desde apoyarse en mujeres como distractor, hasta la escalada de bardas en residencias que asaltan, pues en muchos casos han dejado las cuerdas que usan en los lugares que asaltan.

En el caso de Puebla se ha documentado la detención de ciudadanos colombianos por delitos como narcomenudeo y extorsión, los cuales operan a través de esquemas como el famoso "gota a gota".