Dentro del terreno literario se liga a Charles Bukowski como una de las lecturas obligadas, ya sea por su polémica escritura, algunas de sus declaraciones, sus frases célebres o su irreverencia, se trata del denominado “último poeta maldito, catalogado así debido a que logró impregnar en su obra una visión relacionada con su vida llena de excesos.

1. Heinrich Karl Bukowski, que ese era su nombre real, nació en Alemania el 16 de agosto de 1920, aunque más tarde se nacionalizó estadounidense. Incluso es bien sabido que su obra literaria estaba fuertemente influenciada por su vida en Los Ángeles.

2. Se trata de una figura importante del movimiento denominado realismo sucio, y así como de la literatura norteamericana.

3. Para principios de los años 50, Bukowski comenzó a trabajar como parte del servicio postal de Los Ángeles, donde permaneció durante tres años.

4. Existen una serie de adaptaciones cinematográficas que cuentan con la participación del propio Bukowski, algunas son “Baffly, de 1987; “Factótum“, de 2005; “El amor es un perro infernal“, de 1987 y “Sirena de Venecia“, de 2011, por mencionar algunos

5. Aunque se autodenominaba como amante de la soledad, su tema recurrente y presuntamente favorito para escribir era la gente y el comportamiento que éste tenía, las descripciones lo delataban.

6. Era un amante de los gatos, a quienes dedicó distintos poemas. A ellos se refería como felinos que habitaron su casa.

7. Como la crisis no era una cuestión que se alejara de él, cuando no disponía de mucho dinero comía una barra de chocolate al día, que era el único alimento que lo mantenía escribiendo.

8. al ser diagnosticado con leucemia, optó por refugiarse en el budismo. Falleció poco después de que logró terminar su novela “Pulp”, la cual evidentemente se trató de la última. Dicha obra es una parodia y a la vez un homenaje a todas las “pulp fictions” escritas hasta entonces.

9. Murió a la edad de 73 años,  a causa de la leucemia.

10. Su ataúd fue cargado por monjes budistas hasta su tumba, en cuya lápida se lee el mensaje Don’t try (no lo intentes).

 Foto: @LiteraturayMas_