Los dirigentes del PAN en Puebla capital, Jesús Zaldívar Benavides y Guadalupe Arrubarrena García, contrajeron Covid-19 y afirmaron al TEPJF que por eso no enviaron las boletas de la elección interna que les dio el triunfo, como se los ordenó.

El argumento es totalmente distinto al que dio a los medios de comunicación Zaldívar Benavides, presidente del Comité Directivo Municipal (CDM), quien aseguró que no envió las boletas porque supuestamente estaban bajo custodia del TEEP.

Los dichos del panista ante los medios fueron desmentidos por su respuesta oficial, enviada el 31 de julio al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y publicada en los estrados por internet hace unos días.

Todo esto como parte del juicio promovido por Eduardo Alcántara Montiel, el candidato perdedor que acusó un presunto fraude en la elección interna del 25 de agosto de 2019.

En su respuesta al tribunal Zaldívar Benavides afirmó que le era imposible enviar las boletas, actas, cuadernillos y toda la información requerida sobre la elección porque estaba en aislamiento, igual que Arrubarrena García, la secretaria General del CDM.

Como los dos son los únicos facultados para abrir la bodega, señaló que por ahora no podían cumplir con el requerimiento que la Sala Regional Ciudad de México hizo el 21 de julio y ordenó cumplir en un plazo de cinco días.

“Con relación a las manifestaciones que realiza, consistentes en que a este momento, se encuentra en impedimento físico y material para dar cumplimiento al requerimiento que le fue hecho, en tanto la secretaria General como el propio signante se encuentran en aislamiento total por haber dado positivo a los resultados del laboratorio clínico al virus Sars-CoV-W (COVID-19); documentos que anexa a su escrito de cuenta y expresa que son las únicas personas que por disposición estatutaria y reglamentaria podrían representar y expedir la información solicitada”, indica el documento publicado por el TEPJF. 

El magistrado José Luis Ceballos Daza, quien realizó el requerimiento, aceptó la excusa al reconocer que obligarlos a romper el aislamiento sería un riesgo de salud. 

“Por consiguiente, se considera que dicha causa impide, por el momento, dar cumplimiento dentro del plazo previsto en el requerimiento del proveído de veintiuno de julio, en tanto que su realización, podría poner en riesgo la salud de las personas que pueden intervenir válidamente en la diligencia de desahogo”, enfatiza el texto.

Libran multa y obtienen prórroga

Con su respuesta Zaldívar Benavides libró al CDM de una multa por no entregar lo ordenado por el TEPJF y además obtuvo una prórroga para cumplir con el requerimiento.

“En razón de lo anterior, no se hace efectivo a este momento el apercibimiento decretado, quedando pendiente la potestad prevista en el artículo 32 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación para acordar lo que a derecho corresponda”, señala el oficio.

En total el TEPJF ordenó enviar 38 medios de prueba para verificar si hubo o no anomalías en la elección panista, como acusó Alcántara Montiel, pero Zaldívar Benavides afirmó primero a los medios de comunicación que no enviaría ninguna porque toda la documentación estaba en custodia del Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP).