El senador poblano Alejandro Armenta Mier (de Morena) desdeñó la presidencia de la Mesa Directiva del Senado de la República, para la cual fue postulado, pues afirmó que su prioridad es definir la Ley de Egresos 2021 en la Comisión de Hacienda que encabeza.

El exdiputado federal celebró también las encuestas que lo ubican como el mejor posicionado para ser candidato de Morena a la alcaldía de Puebla, pero evitó confirmar su aspiración.

En entrevista dijo ser el más “atrasado” de los cuatro candidatos a la Mesa Directiva debido a que no ha realizado cabildeos para obtener votos y se ha enfocado en alistar la discusión del próximo paquete fiscal.

Adelantó la celebración de foros entre gobiernos y legisladores a partir de septiembre para definir el presupuesto federal y el plan de rescate económico que se aplicará el próximo año.

A pesar de su cercanía con el coordinador de Morena, Ricardo Monreal Ávila, negó ser el favorito para la presidencia de la mesa y sostuvo que tampoco le preocupa no llegar.

Como una “distinción” muy importante calificó su postulación, hecha por su bancada el lunes, y refirió que solo estará a la espera de lo que definan sus compañeros.

En caso de ser electo, adelantó que tendría que dejar la Comisión de Hacienda, pues las presidencias de ambos órganos legislativos demandan tiempo completo.

El 24 de agosto se llevará a cabo la elección de la Mesa Directiva que operará un año y, en ella, votarán 57 senadores y senadoras morenistas, así como cuatro legisladoras del PES.

Con el senador poblano compiten Higinio Martínez Miranda (del Estado de México); Ovidio Salvador Peralta Suárez (de Tabasco) y Eduardo Ramírez Aguilar (de Chiapas).

Celebra encuestas, pero evita destape

En el ámbito electoral Armenta Mier celebró las encuestas que lo perfilan como el mejor posicionado para la candidatura de Morena a la alcaldía de Puebla, pero evitó confirmar su interés por el cargo.

Solo adelantó que hablará del tema en el futuro, ya que por ahora es imprudente pensar en elecciones mientras el país atraviesa la pandemia de Covid-19.

Sobre la preferencia electoral que le atribuyen encuestas como la de Campaigns and Elections Research, consideró que se debe a su trayectoria, no a que ya ande en campaña.

Dijo estar “agradecido” por la aceptación ciudadana y por ser incluido en las encuestas, pero aseguró que todavía no anda en busca de otro cargo.

En cuanto a los números negativos para Morena, argumentó que siempre el partido en el poder tiene un “desgaste natural” al mismo tiempo que la oposición se fortalece, pero pronosticó un repunte en cuanto inicien los procesos electorales.