Con la reapertura gradual de la actividad económica y el regreso de personas ocupadas en la informalidad, el mercado laboral en México registró una recuperación durante junio, pero la mayoría de las plazas han sido de baja calidad, con bajos niveles de ingreso y sin acceso a instituciones de seguridad social.

La Encuesta Telefónica Ocupación y Empleo (ETOE) reportó en el sexto mes de 2020 un incremento de 5.7 millones de personas que se incorporaron al mercado laboral, es decir, a la Población Económicamente Activa (PEA), que pasó de 45.5 en mayo a 51.1 millones en junio, de acuerdo con lo publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el miércoles.

De dicho incremento, los que consiguieron un empleo fueron 4.7 millones de personas, que representan el 38 por ciento de los empleos perdidos en abril. En mayo, se recuperó el 2 por ciento, por lo que ya son 40 por ciento las ocupaciones que se han recuperado, según una información del diario El Financiero

El resto de las personas que ingresaron a la PEA pasó a engrosar la fila de desempleados, es decir, que la población desocupada aumentó de 4.2 por ciento en mayo a 5.5 por ciento de la PEA en junio de 2020, alcanzando una cifra de 2.8 millones de personas, o 901 mil personas más que en el mes inmediato anterior.