El Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz, Similares y Conexos de la Volkswagen de México (Sitiavw), formalizó el emplazamiento a huelga ante las autoridades federales y consideró precipitado que la empresa señale que no hay condiciones para un aumento salarial este año.

A través de un comunicado, el organismo sindical indicó que ha presentado el emplazamiento a huelga ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, y su pliego petitorio ante la empresa, con la que se encuentran en negociación contractual tomando en cuenta que ambas partes han sido afectadas por la pandemia de coronavirus.

La negociación salarial debe estar finiquitada a más tardar a las 11:00 horas del próximo 18 de agosto, antes de que estalle la huelga, situación que luce poco posible pues el sindicato señaló que hay disposición de negociar y ha mostrado apertura para mantener activa la producción.

“Hacemos de su conocimiento que está Representación Sindical, ha formalizado la solicitud de emplazamiento a huelga (…) las negociaciones continúan con la empresa, en la inteligencia que ambas partes nos hemos visto afectadas como consecuencia de la pandemia que pasó", señaló el sindicato.

Recordó que además la empresa está consciente de la calidad de los trabajadores de la planta en Puebla tras haber ganado la competencia "Speed+ 2019" entre 23 empresas, donde la planta Volkswagen obtuvo la primera posición por la calidad de ensamble de los vehículos.

El sindicato consideró que es prematuro señalar que no hay condiciones para negociar mejoras en el contrato colectivo de trabajo, toda vez que la empresa también ha presentado un pliego petitorio que se está analizando por la representación sindical.

Hasta ahora, la primera y única propuesta que se ha hecho pública de las negociaciones ha sido la del 12 por ciento de aumento salarial pero no es definitiva.

Pese a que la primera reacción de la empresa fue señalar que no había condiciones para pensar en un aumento de ese tipo dada la contingencia sanitaria, la realidad es que algunas empresas proveedoras de la industria automotriz lograron aumentos salariales de 5 a 7 por ciento.

.