Unas 250 lavanderías de Tehuacán y la región, entre pequeñas, medianas y grandes contaminan los cultivos que se siembran con sus descargas y que más tarde son consumidos por la ciudadanía, y es que este tipo de empresas carecen de plantas tratadoras que puedan minimizar la contaminación que generan.

Jaime Barbosa Puertos, director general del OOSAPAT, mencionó que la mayoría de las aguas residuales que descargan este tipo de empresas terminan en los cultivos que se siembran, tanto en Tehuacán como en la región, los cuales pueden contener sustancias nocivas para la salud, sin embargo, no hay un estudio que pueda sustentar esta suposición.

Manifestó que hasta el momento no existe un reglamento que regule a este tipo de organizaciones al aplicarles una sanción, sin embargo, se está viendo la posibilidad de crear un conjunto de reglas con las cuales pueda haber orden en las descargas que se generan en los campos de la zona.

Agregó que una opción para estas lavanderías que descargan este tipo de químicos, es el la implementación de las plantas tratadoras domésticas, las cuales no rebasan los 40 mil pesos, además de que son necesarias, pues con ello también se reducirían los entaponamientos de las coladeras.

Asimismo el director del Organismo Operador del Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Tehuacán (OOSAPAT), expresó que hay algunos establecimientos como pollerías, restaurantes y lavados de autos, que pagan por un saneamiento para evitar que la grasa recorra el drenaje y haya mayor contaminación, pues los residuos que se generan en esos lugares, a medida que avanza tiempo, se producen en grandes cantidades.