Según Aristóteles, la amistad es una virtud, o va acompañada de una virtud y es la cosa más necesaria de la vida; en efecto, las relaciones amistosas son sinónimo de cariño, empatía y solidaridad, en donde la lealtad y la confianza son los pilares fundamentales.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó, en el año 2011, el 30 de julio como el Día Internacional de la Amistad, o Día del Amigo. Este día es una iniciativa propuesta por la UNESCO  y se aprobó en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el año 1997.

En dicha asamblea se definió la cultura de la paz como un conjunto de valores, actividades y conductas que rechazan la violencia y procuran prevenir los conflictos, abordando las causas profundas, con la finalidad de resolver las problemáticas.

De acuerdo con la ONU, esta fecha busca inspirar iniciativas de paz a través de un lazo entre pueblos, países culturas y personas. Por ello, la organización exhorta   a los gobiernos a celebrar eventos y actividades que contribuyan al diálogo entre civilizaciones, así como la solidaridad y la empatía.

El organismo internacional pretende que la amistad sea una herramienta para conseguir la paz, acabar con la violencia y alcanzar una red de apoyo social,  para que exista una armonía entre los pueblos.

La Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de la Paz de 1999, estableció 8 líneas de acción para que las naciones, organismos y personas emprendan una cultura de paz que prevalezca:

Se hace hincapié en la educación de los niños, pues son las generaciones del futuro; la promoción del desarrollo económico  y social sostenible; el respeto de los derechos humanos; la igualdad entre hombres y mujeres; la participación democrática; la comprensión, valores como la tolerancia  y la solidaridad; el apoyo a la comunicación participativa, la libre circulación de información y conocimientos; y, la promoción de la paz y seguridad internacionales.