La Fiscalía General del Estado de Puebla logró liberar a una joven víctima de secuestro y detuvo al pretendiente de la afectada, Marco Antonio N. de 20 años de edad y a José Antonio N. de 26 años.

A través de un comunicado la Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto (FISDAI) expuso que tomó conocimiento que el 17 de julio de 2020 la joven salió de su domicilio en Huejotzingo a bordo de su vehículo Nissan Sentra color gris con placas del estado de Puebla; horas más tarde sus familiares recibieron una llamada telefónica en la que un hombre exigía un millón de pesos como rescate bajo amenaza de privar de la vida a la víctima.

Agentes investigadores de la Fiscalía de Puebla dieron seguimiento a la denuncia y ubicaron a la afectada en el municipio de San Andrés Cholula, al interior de su vehículo, amagada por Marco Antonio N., quien conducía la unidad y poseía un arma de fuego calibre .45 abastecida.

Durante el operativo de rescate de la víctima, en el Fraccionamiento Paseo de los Sauces, en Huejotzingo, también personal de la Fiscalía detuvo a José Antonio N. cuando pretendía abordar un vehículo Chevy, portando el equipo telefónico de la joven plagiada, cartuchos útiles y sustancia similar a la droga conocida como cristal.

Con los datos aportados en audiencia por parte de la Fiscalía General del Estado de Puebla, los dos presuntos responsables identificados como conocidos de la víctima, fueron vinculados a proceso por el delito de secuestro y permanecen en prisión preventiva.

Iban a secuestrar a una menor en Tres Cruces

En un caso diferente, minutos después de que intentaran privar de la libertad a una menor, dos sujetos fueron detenidos por policías estatales en la colonia Tres Cruces de la ciudad de Puebla.

Los acusados dijeron llamarse Samuel U., de 26 años, y Fernando A., de 40, quienes viajaban a bordo de un vehículo Nissan color azul.

El lunes mediante recorrido por la zona, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) fueron interceptados por una menor que les pidió auxilio, ya que poco antes dos hombres a bordo de un Nissan habían intentado llevársela por la fuerza.

Con las características de los presuntos responsables y del vehículo en el que circulaban, los oficiales implementaron un operativo de búsqueda para hallar a los acusados.

Una vez que los presuntos maleantes fueron ubicados, los agentes estatales los detuvieron para dejarlos a disposición del agente del Ministerio Público, a fin de que se determine su situación jurídica.