Por quinta ocasión, integrantes del Frente Nacional Anti AMLO (FRENA) salieron a protestar este domingo en las calles de Puebla.

A pesar de la pandemia, esta vez ocuparon la plaza de La Victoria ubicada en la zona histórica de los fuertes de Loreto y Guadalupe para manifestarse contra el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Luis Miguel Barbosa.

El contingente principal partió de las inmediaciones del Bulevar 5 de mayo y la calle 16 de septiembre de la capital poblana, aproximadamente al mediodía. A bordo de vehículos con cartulinas y consignas, los manifestantes llegaron a la zona de Los Fuertes sonando las bocinas de sus autos.

Autoridades de tránsito municipal registraron la llegada de 1 mil 350 vehículos al centro de reunión. Organizadores de la caravana indicaron que esperaban una afluencia de 4 mil a 5 mil personas en total, aunque no todas acudieran a la plaza de La Victoria.

En tres ocasiones distintas entonaron el himno nacional, mientras hacían un llamado a la ciudadanía general a sumarse a su movimiento, para prevenir que el comunismo y regímenes parecidos al chavismo y castrismo se impongan en México.

Marcela Pérez, integrante del FRENA, declaró en entrevista que este movimiento es ciudadano completamente, no distingue posturas políticas y lo único que quiere es evitar que las políticas del gobierno López de López Obrador lleven a México al comunismo y con él al desastre.

Otros participantes de la protesta, tanto en consignas en sus vehículos como en voz propia, destacaron que el gobierno mexicano ha manejado mal la actual pandemia de Covid-19. Hicieron énfasis en lo que consideran incapacidad del mandatario federal para solucionar los problemas de seguridad que aquejan al país, al mismo tiempo que denunciaron su pobre desempeño en política económica.

Dulce Gómez, comisionada del Frente en el municipio de Atlixco, remarcó el compromiso que tienen como madres para prevenir que este gobierno vulnere los derechos de sus hijos.

Al filo de las 14 horas, autoridades municipales contabilizaban un aproximado de 300 personas en el centro de la protesta. Los organizadores hicieron hincapié constantemente en preservar las medidas de sana distancia a pesar de que muchos de los participantes lo ignoraron.

Organizadores del evento convocaron a los asistentes a ir la Ciudad de México para expresar su inconformidad por la discusión que se dará en materia de interrupción legal del embarazo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el próximo martes.

Anunciaron, también, que esta sería la última caravana que realizarían, sin embargo, no descartaron que en el futuro tengan movilizaciones mayores pasando la contingencia sanitaria del covid-19.

A la protesta también llegaron personas de localidades de Izúcar de Matamoros, Tehuacán, Atlixco y Chipilo.