Luego de realizar exhaustivos estudios a cargo de un grupo de expertos, salió a la luz la verdad sobre una misteriosa momia egipcia, que anteriormente se creía que se trataba de un niño.

Se trata de un cuerpo momificado que tiene entre 2 mil y 5 mil años y que se hallaba conservada en el Museo Nacional Marítimo de Haifa, la cual fue trasladada a un hospital de Israel para realizar una tomografía computarizada.

Tras el estudio, los investigadores descubrieron que no se trata de la momia de un niño, sino que en realidad es una escultura de barro y grano que representa a Osiris, el antiguo señor egipcio del inframundo y Dios de los Muertos.

Alrededor de 2, 500 años de historia

Dicha escultura mide cerca de un metro y se calcula que pertenece a la primera mitad del primer milenio, antes de nuestra era. La supuesta momia fue analizada junto con otra hace ya algunas semanas, aunque la última fue identificada como un halcón.

Ahora ambos sarcófagos forman parte de la colección del Museo Marítimo de Haifa, como hace ya mucho tiempo.