Cámaras de seguridad captaron el momento exacto en donde una mujer afroamericana fue golpeada y humillada, mientras se encontraba trabajando en el Hotel Quality Inn, en Mystic, Connecticut.

Los agresores fueron identificados como Philip Sarner y Emily Orbay, quienes días después de los hechos fueron arrestados. Sin embargo, al pagar una fianza quedaron en libertad.

De acuerdo con el Departamento de Policía de Stonington, la pareja llamó a la recepción para  quejarse de que no tenían agua caliente en su habitación. Al parecer, agredieron verbalmente a la recepcionista, por lo que ella les colgó.

No obstante, la pareja bajó para atacar a Crystal Caldwell. Los agresores la tiraron al suelo y comenzaron a golpearla e insultarla, llamándole “mono”, “no perteneces aquí”. Caldwell sufrió una conmoción cerebral y múltiples lesiones en su cuerpo.

La pareja fue arrestada la madrugada del 13 de julio en Brooklyn, Nueva york y fueron trasladados a Connecticut por agresión de segundo y tercer grado así como intimidación basada en fanatismo y prejuicios.

A pesar de los cargos que enfrentaban, la pareja fue liberada la madrugada del martes 14 de julio, pues pagaron fianzas de 75,000 y 50,000 dólares; además deberán presentarse en la Corte el 29 de julio.

M. John Strafaci, el abogado de Caldwell criticó que la policía no arrestó a la pareja inmediatamente e indicó que si la mujer fuera blanca la policía hubiera arrestado a los agresores de inmediato: “Si Crystal hubiera sido blanca de 59 años y fueran dos individuos negros quienes la atacaron brutalmente, los dos negros habrían sido arrestados en el lugar y encarcelados”.

En Estados Unidos, tres cuartas partes de los negros y asiáticos, que corresponde al 76%, así como el 58% de los hispanos han sido víctimas de discriminación; mientras que la mayoría de los blancos nunca ha experimentado una situación similar.

 

Con información de ViveUSA.