Una mujer de 25 años de edad acudió al médico por un malestar en la garganta, sin embargo, se llevó una gran sorpresa con el diagnóstico de los doctores, pues no se trataba de una irritación –como ella pensaba-, sino de un gusano vivo que estaba en su amígdala.

Los hechos ocurrieron en el Hospital Internacional St. Luke´s de Tokio, Japón. De acuerdo con el estudio de la Sociedad Estadounidense de Medicina e Higiene Tropical, la mujer llevaba 5 días con el malestar e irritación de garganta, después de haber consumido una variedad de sashimi.

El parásito era de color negro, medía 3.8 centímetros de largo y estaba en la amígdala izquierda de la mujer. Los médicos retiraron al gusano con pinzas y procedieron a realizar la prueba de ADN para identificarlo.

De acuerdo con los médicos, el gusano era una larva de cuarta etapa de Pseudoterranova azaras, el cual infecta el estómago después de que el huésped haya consumido larvas en pescados o mariscos, ya sea crudos o poco cocidos. Con base en la Sociedad Estadounidense de Medicina e Higiene Tropical hay más de 700 casos reportados en Japón, países del pacífico Norte, Sudamérica y Países Bajos.

Según un informe publicado en BMJ, la anisakiasis es una enfermedad causada por consumir pescados o mariscos contaminados por parásitos. El estudio indica que la enfermedad está en aumento en los países occidentales, ya que el consumo de sushi y otros pescados y mariscos crudos se ha vuelto popular.

Con información de CNN.