Gracias a una operación internacional coordinada por la Interpol y dividida entre 90 países, desarrollada con la intención de hacer frente a la venta ilegal de medicamentos o productos médicos en línea, se lograron 121 detenciones en todo el mundo, además de la incautación de máscaras defectuosas en el mes de marzo con un valor de más de 14 millones de dólares.

Si se compara con una operación similar realizada en 2018, la Interpol observó un aumento de aproximadamente 18 por ciento en las incautaciones de medicamentos antivirales no autorizados y un aumento de más del 100 por ciento en las incautaciones de cloroquina no autorizada, tratamiento antipalúdico que se utiliza en algunos países para tratar a pacientes con coronavirus.

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) llamó a una cooperación de índole internacional, a fortalecer los marcos jurídicos de las sanciones y a una capacitación más avanzada para quienes trabajan en el sector de los productos médicos.

La pandemia del nuevo coronavirus provocó un aumento considerable en el tráfico de máscaras, desinfectantes y otros productos médicos de mala calidad o falsificados, productos que podrían poner en peligro a sus usuarios, como advirtió la ONU.

Para los grupos delictivos organizados esto ha requerido una especialización en el tráfico de equipos, pues han aprovechado, además del miedo y la incertidumbre que rodean al Covid-19, el aumento en la demanda y la escasez de suministros, alertó a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito mediante un informe.

 

Foto: Twitter / @pepe_rueda01