Érika Zaba y su esposo, Francisco Oliveros, dieron positivo a las pruebas de coronavirus que se practicaron, esto  pese a tomaron todas las medidas de precaución y se cuidaron en exceso, según relata la cantante.

Según la integrante de OV7, los síntomas empezaron como un resfriado y aunque no presentaron fiebre, tanto ella como su marido se sentían muy cansados y decaídos.

“Nunca pensé que les estaría diciendo esto, sobre todo porque nos hemos cuidado muchísimo, aquí en casa hemos llevado todas las precauciones, todas las medidas y resultamos positivos en COVID Francisco y yo”, expresó la cantante.

Zaba desconoce en qué momento se pudieron haberse contagiado, pero suponen que pudo pasar en cuando salieron a hacer alguna diligencia.

“Simplemente fue como un resfriado, no tuvimos temperatura, no tuvimos tos seca ni dolor de pecho, tuvimos dolor de huesos, dolor en ojos, cabeza, cansancio, nos sentimos débiles. Se los digo para que estén atentos porque sí está pasando”, relató la artista.

La cantante recomendó a sus seguidores a extremar precauciones, no confiarse y no salir de no ser estrictamente  necesario.

“Hay que tomar medidas más fuertes, porque ahora que ya empezaron a abrir comercios, restaurantes, tenemos que cuidarnos mucho más, si no tienen que salir, no salgan”, pidió.

Respecto a Emiliano, su pequeño bebé, Érika dijo que no ha tenido contacto con él desde que supo el diagnóstico de su enfermedad.