La IBERO Puebla ha buscado imprimir el sello humanista en la formación de mujeres y hombres sensibles y comprometidos. Por ello, la más reciente edición de la revista Rúbricas. Aprendizaje situado y praxis universitaria tiene como tema central el Servicio Social como una de las actividades insignia de la Institución.

Durante la presentación en línea del último número, el Dr. Francisco Valverde Díaz de León, director general del Medio Universitario, compartió que Rúbricas intenta mostrar un conjunto de espacios y experiencias para que las personas se sumerjan en la esencia de los trabajos institucionales. Además, se busca identificar caminos diferenciados para la construcción de nuevas realidades.

Citó el caso del Área de Síntesis y Evaluación (ASE) Integrador, el cual se enfoca en la viabilidad de intencionalidades educativas y lograr una mayor incidencia en la realidad y en la formación interna de las y los estudiantes. “Nos hemos sumado con cientos de organizaciones que buscan transformar la vida de miles de personas que no han podido desarrollar sus potencialidades como personas”.

Prueba de ello es la Casa IBERO Segundo Montes, SJ, espacio en el que participan estudiantes de múltiples orígenes formativos y buscan construir un modelo de barrio que dé viabilidad a la conformación de un escenario digno para mejorar la calidad de vida de las personas.

Por su parte, la Mtra. Aurora Berlanga Álvarez, directora del Centro Intercultural de Reflexión y Acción Social (CIRAS), destacó que la experiencia de servicio social en la Universidad Jesuita se convierte en un espacio de formación que junta los saberes académicos con el compromiso social.

Sobre la revista, reconoció que la edición dedicada al Área de Servicio Social busca reivindicar y recordar el protagonismo de las reflexiones, ideas y productos académicos surgidos a partir de las experiencias con las personas que lo hacen posible. Que el tiempo no arranque de nuestra memoria a esas personas que trabajan por la justicia, la inclusión y la igualdad, cerró.

Los contenidos buscan dar cuenta de la formación situada que representa el Servicio Social de Inmersión. Para el Dr. Óscar Soto Badillo, director de Investigación y Posgrado, la revista es, en sí misma, un ejercicio reflexivo de primer orden. “Esta crisis sanitaria se impone sobre otra de alcances civilizatorios. El servicio social es el hábito universitario que nos recuerda esa ‘normalidad a la que regresaremos”.

Testimonios

Este espacio permitió escuchar algunas voces que, a través de la experiencia, han podido constatar el impacto de la incidencia social desde lo académico. Para Naú Martínez Montoya, egresado de la IBERO Puebla, el momento que vivimos nos llama a fortalecer la idea de pensamiento crítico y acción social.

La experiencia del servicio social como conocimiento situado nos permite sentirnos, pensarnos y desmantelar nuestras ideas del mundo. Como profesor en Oaxaca, reconoció que la comunicación debe extenderse a través de las emociones. “El acompañamiento se convierte en una actividad formadora mutua, tanto para los estudiantes como para nosotros”, reflexionó.

Una de las modalidades de Servicio Social es la disciplinar. La Lic. Laura Durán Fernández, profesora de asignatura, indicó que esta oferta busca fortalecer los valores de los participantes a través del reconocimiento del otro. “En el proceso, los estudiantes son acompañados y se busca que socialicen los nuevos conocimientos”. Indicó que la verbalización de las emociones es fundamental en el proceso formativo.

Por su parte, el Lic. José Carlos Hernández Rocha indicó que el objetivo principal del Seminario de Servicio Social —asignatura que él imparte— es la reflexión, la cual se da en un ambiente de intercambio plural. Llevar a cabo actividades externas a la Institución, dijo, es un proceso de encontrarse con la realidad y enfrentarse a aquello que vivirán los jóvenes al egresar.

El proyecto sustentable Casita de Barro cuenta con un aliado estratégico en la Universidad Jesuita, lo cual ha permitido generar un modelo educativo multidireccional en el que todo el mundo aprende. “Podemos cambiar este pequeño mundo que nos ha tocado resguardar en la forma de cabezas: chicos que serán líderes y que tendrán una percepción diferente de sus colaboradores”, expresó su fundador, el Lic. Manuel Palma Barbosa.

De igual manera, la Mtra. Julieta Palma Ruíz, profesora de asignatura, celebró que el Servicio Social de Inmersión permita salir de la burbuja de bienestar e involucrarse en los contextos sociales, culturales y ambientales que existen en nuestro país. “Pareciera que uno va a resolver el problema en las comunidades, pero terminamos siendo nosotros los ayudados y los que nos llevamos el aprendizaje”.

Actividades en puerta

En el cierre de la presentación, el Mtro. Bertrand Rault, coordinador del Área de Servicio Social, y la Mtra. Mercedes Núñez Cuétara, coordinadora de Desarrollo Comunitario de la IBERO Puebla, anunciaron que nuestra Casa de Estudios será anfitriona del 37° Congreso Nacional y 11° Congreso Internacional de Servicio Social y Voluntariado Universitario y IV Coloquio Iberoamericano sobre voluntariado universitario.

Dicho evento, que se llevará a cabo de manera virtual del 12 al 16 de octubre, buscará reflexionar hacia dónde va el servicio social y el trabajo por voluntariado en el nuevo contexto. Del mismo modo, se buscará encontrar nuevas estrategias que permitan la incidencia desde la distancia.

Consulte aquí la versión digital del último número de la revista Rúbricas. Aprendizaje situado y praxis universitariahttps://issuu.com/rubricas/docs/rubricas_14

https://www.youtube.com/watch?v=ZNa_2e1z1ho en esta liga puede volver a ver la presentación de la revista Rúbricas.