En el Congreso de Puebla se planteó que el voto del 20 por ciento del electorado baste para revocar el mandato del gobernador del estado, es decir, que proceda con la participación de 917 mil 751 ciudadanos, si se toma en cuenta el padrón de 2019.

Para que se realice el referéndum, se propuso que sean suficientes las firmas del 1 por ciento del listado nominal, o sea, 45 mil 888, con base en la última cifra oficial de votantes, que fue de 4 millones 588 mil 753 el año pasado.

Las disposiciones son impulsadas por el diputado José Juan Espinosa Torres (del PT), mediante la adición de un artículo 85 Bis a la Constitución Política del estado.

Con su reforma busca reducir al mínimo los requisitos establecidos a nivel federal para la revocación de mandato del presidente, ya que la Constitución del país exige la firma de al menos el 10 por ciento del listado nominal para que se realice el referéndum, y una participación del 40 por ciento para que sea válido.

En noviembre del año pasado el Congreso local aprobó estas reformas constitucionales federales, pero falta armonizar la ley estatal y hasta ahora no había iniciativas para ello.

Las reformas propuestas

Al igual que en la ley federal, se plantea que en el estado la consulta solo pueda llevarse a cabo una vez durante todo el sexenio y únicamente se realice dentro del primer trimestre del cuarto año de gobierno.

La votación deberá ser libre, directa, secreta y no tendría que coincidir con elecciones locales o federales, además de que la jornada tendría que realizarse el domingo siguiente a que se cumplan los 90 días posteriores a que se emitió la convocatoria.

IEE organizará elección

Tanto en la Constitución federal como en la iniciativa de Espinosa Torres, se indica que el Instituto Electoral del Estado (IEE) deberá emitir la convocatoria para la votación dentro de los 30 días después de recibir las firmas ciudadanas de al menos el 1 por ciento de los electores.

El IEE también estaría a cargo del cómputo de la votación y emitirá los resultados, los cuales además podrían ser impugnados en tribunales.

Tras resolverse las impugnaciones que hubiera, el IEE emitirá el cómputo final y una declaratoria con la ratificación o revocación del gobernador.

De ganar la revocación, la iniciativa señala que el IEE notificará al Congreso del estado para que proceda con la designación de un gobernador sustituto, que concluiría el periodo que reste al sexenio.

Prohibirían propaganda

La iniciativa plantea prohibir el uso de recursos públicos para la recolección de firmas o para la promoción y propaganda relacionados con los procesos de revocación de mandato.

El IEE sería la única instancia a cargo de la difusión de la jornada de votación y su promoción tendría que ser objetiva, imparcial y con fines informativos.

Se advierte además que ninguna persona física o moral podría contratar propaganda en radio y televisión dirigida a influir en la opinión de la ciudadanía.

Durante el proceso de revocación de mandato, desde la convocatoria y hasta la conclusión de la jornada, tendría que suspenderse la difusión de toda la propaganda gubernamental de cualquier orden de gobierno.

Solo se podrían difundir campañas de información relativas a servicios educativos y de salud o las necesarias para la protección civil.

La iniciativa de Espinosa Torres tendrá que ser analizada por la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales.