La empresa armadora Volkswagen de México reinició oficialmente su proceso de producción en la línea del Golf, Jetta y Tiguan este lunes con el 30 por ciento del personal, es decir, alrededor de 3 mil 400 trabajadores de sus casi 12 mil colaboradores, mientras que el área administrativa seguirá en "home office".

Aunque desde hace dos semanas la planta ubicada en la lateral de la autopista México-Puebla, en Cuautlancingo, ya mostró su reactivación con el arranque de sus procesos de capacitación y llenado de producción, oficialmente la planta reconoció que hasta este día se reanudará la producción.

Para este fin, Volkswagen tuvo que ignorar el tercer llamado del gobernador Miguel Barbosa Huerta de retrasar el  reinicio de actividades y desde el 15 de junio retomó la citada actividad de preparación, aunque algunos trabajadores aseguraron que días después se inició con el proceso de producción en la línea del Jetta y del Golf.

Aunque la empresa no reconoció ese reinicio de producción, el director de Comunicación Corporativa y Asuntos de Gobierno de Volkswagen de México, Mauricio Kuri Curiel, aseguró que se están aplicando 139 medidas de seguridad sanitaria para el traslado, acceso y estancia de los trabajadores.

El directivo señaló que se busca ubicar a Volkswagen como una empresa modelo para demostrar que se puede trabajar en un ambiente seguro ante la pandemia del Covid-19,  con el fin de reactivar la economía y no perder contratos con mercados extranjeros que ya retomaron sus actividades.