Al medio día de este viernes, alineadores del ayuntamiento de Tehuacán realizaron el decomiso de mercancía a mujeres originarias de Santa María Coapan y aunque hace unas semanas, ya habían acatado el decreto estatal de retirarse de la vía pública, que es en donde ofertan sus productos, hoy regresaron. 

Soledad Nicolás Gutiérrez, una de las vendedoras de antojitos mexicanos de aquella junta auxiliar indicó que luego de haber sido retiradas del centro de la ciudad hace unas semanas, recurrieron a un juez federal, quien les otorgó una suspensión para seguir vendiendo, por lo tanto lo seguirán haciendo y quienes ahora estarían incurriendo en un delito son las autoridades del ayuntamiento

Es importante recordar que desde la administración de Ernestina Fernández Méndez ex alcaldesa de Tehuacán, se declaró como Centro Histórico al primer cuadro de la ciudad, motivo por el cual, las mujeres de Santa María Coapan, que ofertan sus productos en ese punto, en conjunto con demás ambulantes fueron retiradas de estas calles, sin embargo, las también llamadas "coapeñitas" recurrieron a un amparo, el cual se hizo válido.

Fue a partir de esa fecha en que estuvieron vendiendo en las principales calles del centro, al igual que otros ambulantes, pero lo casos eran contados, el resto de los informales tuvieron que buscar otra manera para subsistir. 

Sin embargo, ahora con la contingencia sanitaria por el Covid 19 y por el decreto estatal emitido por el gobierno del estado, se les ha notificado en más de ocho ocasiones, que deben abandonar las calles, pues los productos que ofertan no son vendidos para llevar y la gente se aglomera en varios puntos en los alrededores del Mercado 16 de Marzo, provocando así un brote de este padecimiento. 

Al respecto Samuel Rodríguez Serrano director de Salud Municipal, indicó que pese a que no se quieren retirar de ese lugar, se les ha dado tolerancia para que vendan solo tortillas lo cual tampoco están respetando, pues venden derivados de este producto, es por eso que se les pidió que abandonaran definitivamente las calles pues ya no es un asunto legal, sino un problema de salud colectiva.