La federación estimó que Puebla registrará una caída de hasta cuatro mil millones de pesos en sus participaciones de 2020, por la crisis económica derivada de la contingencia sanitaria por el Covid-19.

Así lo informó el gobernador Luis Miguel Barbosa, quien refirió que la recaudación local está prácticamente en ceros, ante el confinamiento domiciliario que provocó el desarrollo de la pandemia de coronavirus en el estado.

“… no tenemos recaudación. El impacto (negativo) que se calcula ya para este año a nivel Puebla, ya comunicado por la federación, es de cuatro mil millones de pesos. Y lo aplica la federación ya en la distribución al estado y a los municipios. El estado no es un cuarto de dinero, como alguien puede imaginar…”, comentó.

En su conferencia de prensa de este viernes, el mandatario indicó que también se prevé una baja en el envío de remesas, lo que también afectará la economía del estado.

De acuerdo con la Ley de Ingresos de Puebla para 2020, se previeron recursos federales por 85 mil 208 millones de pesos, de los que a las participaciones federales corresponden 39 mil 780 millones de pesos; por las aportaciones, 36 mil 723 millones y por convenios, 8 mil 705 millones.  

Los 85 mil 208 millones de pesos equivalen al 90 por ciento de los 95 mil 16 millones que se estimaron como recursos totales para este año.

¿Qué se podría hacer con 4 mil mdp?

Con los cuatro mil millones de pesos podrían adquirirse 3 mil 76 ventiladores mecánicos, que tienen un costo estimado de un millón 300 mil pesos. También podrían pagarse 13 mil tratamientos de Covid-19 en hospitales privados, que tienen precios que van de 300 a  400 mil pesos.

Con la suma que dejará de percibir el estado también podría pagarse la construcción de ocho nosocomios similares al General de Cholula, que costó 500 millones de pesos, o 5 como el de Traumatología y Ortopedia, que tuvo una inversión de 755 millones.

Esos dos nosocomios son los principales destinados a la atención de personas con coronavirus en Puebla, los cuales están a punto de saturarse ante el crecimiento de los contagios por lo que es necesario reconvertir los centros de salud que hay en la capital poblana para contar con más capacidad.