La organización Causa en Común evidenció en su última encuesta titulada "¿Qué piensa la policía?", a la Secretaría de Seguridad Pública Estatal de Puebla por negarse a que la muestra se levantara entre sus uniformados a fin de conocer su situación laboral.

El informe publicado este jueves señala que Puebla, junto con Nayarit, Michoacán y Tabasco, se negaron a que los policías estatales fueran entrevistados, esto ante la posible precariedad de la que se tiene conocimiento, padecen los uniformados en estas entidades.

"Los estado de Michoacán, Nayarit, Puebla y Tabasco no permitieron que se realizara la encuesta a sus policías. Considerando que las corporaciones en estos estados se encuentran en condiciones muy precarias, es altamente probable que los porcentajes (...) no reflejen cabalmente el promedio del deterioro nacional", dice la encuesta.

La muestra fue levantada entre mayo y noviembre del 2019 con 4 mil 422 policías de las 28 entidades restantes dentro de una modalidad en línea, sin embargo Causa Común solo pudo asentar en el estudio que los policías en Puebla se ubicaban entre los peor pagados con un salario promedio mensual de 9 mil pesos o menos.

Dicha encuesta pretendía recolectar información sobre distintos aspectos laborales de los policías como prestaciones, horarios, actividades, ascensos, uniformes y la percepción que consideran tiene la gente de ellos, así como su opinión sobre lo que se necesita para tener una mejor policía, que a nivel nacional fue una mejora salarial.

Las condiciones precarias de los policías poblanos quedó exhibida el pasado 2 de junio cuando la Policía Estatal Preventiva se fue a paro por tres días a fin de lograr un aumento salarial y mejores condiciones laborales, así como un reconocimiento a su trabajo en ascensos para que los puestos estratégicos no los ocupen personas foráneas.

Luego de tres días de negociación los uniformados consiguieron un aumento del 14 por ciento directo al salario y un 20 por ciento en prestaciones, muy por debajo de la homologación salarial que pretendían con los policías del municipio de Puebla que antes del aumento ganaban casi el 50 por ciento más que ellos.