La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla emitió tres recomendaciones al respecto de dos casos de mujeres embarazadas que perdieron al producto en hospitales públicos de Cuetzálan y uno más de Tehuacán.

En los tres documentos, la CDH concluyó que los responsables del cuidado de las afectadas incurrieron en omisiones que constituyen violaciones a los derechos humanos de la vida y la salud.

La CDH, a través de la recomendación 8/2020, basada en el expediente, 2780/2017, dirigida a José Antonio Martínez García, Secretario de Salud del Estado, narró cómo la agraviada, de quien se reserva su identidad, fue víctima de negligencia y omisiones por parte del personal que laboraba en ese momento en el Hospital de la Mujer de Tehuacán. Esta situación produjo el fallecimiento de su hijo pocas horas antes de alumbrar.

Explicó que la afectada pidió ser valorada por médicos en diversas ocasiones desde el 23 de abril, dado que su embarazo presentaba signos de alto riesgo. Sin embargo, errores y omisiones en el diagnóstico fueron el precedente para que el 21 de mayo del 2017 ocurriera el lamentable suceso de la pérdida del producto.

En cuanto al primer caso registrado el 11 de febrero de 2017 en las instalaciones del Hospital General de Cuetzalan del Progreso, la CDH relata que la agraviada, ante la falta de insumos y personal para su atención obstétrica, fue remitida y transportada al Hospital General de Teziutlán, en donde se le notificó a que había perdido el embarazo.

La recomendación 9/2020, detalló que el producto presentaba desnutrición dentro del útero, lo que además de carencias en la infraestructura hospitalaria del municipio serrano pudieron haber sido las causas por las cuales el producto perdió la vida en las primeras horas del 11 de febrero.

El otro caso ocurrido en la localidad serrana, la CDH explica que el 28 de marzo del mismo año la afectada acudió al nosocomio del sistema de salud en Cuetzálan para que se valorara la viabilidad de entrar en labores de parto. En reiteradas ocasiones el personal responsable de su valoración médica postergó el inicio de las labores de parto.

La recomendación 7/2020 de la CDH, hace hincapié en que las condiciones de la infraestructura médica y la postergación de los médicos para canalizarla al Hospital General de Cuetzalan fueron condiciones determinantes para que el producto de la paciente no presentara signos vitales a su arribo en las primeras horas del 29 de marzo de 2017.

En los tres casos, la CDH determinó que la vulneración de la protección de sus derechos humanos recae en las omisiones a los protocolos nacionales e internacionales para la atención obstétrica, que implícitamente quebranta lo estipulado en la Constitución Mexicana y del Estado de Puebla, Leyes de Salud Nacionales y Estatales, sin contar con la vulneración a la estatal Ley  para  el  acceso  de  las  mujeres  a  una  vida  libre  de  violencia  del Estado  de  Puebla.

Las recomendaciones emitidas por la CDH van encaminadas a la capacitación del personal médico en cuanto a la atención y protección de las garantías individuales antes citadas y mejoramiento de la infraestructura hospitalaria, además de fincar responsabilidades administrativas o penales a quién corresponda, por lo que exhortaron a la Secretaría a Secretaría de Salud colaborara con la Fiscalía General del Estado.