El dirigente de la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (FROC), René Sánchez Juárez, y el secretario de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Leobardo Soto Martínez, informaron que alrededor de 44 mil 568 empleados regresarán a laborar de forma escalonada en las más de 400 empresas con las que ambas centrales tienen relación.

En entrevista con e-consulta el dirigente de la FROC informó que el próximo lunes 15 de junio retomarán labores empresas ligadas a la cadena automotriz,  autopartes y del sector de la construcción, de manera gradual y únicamente con el 30 por ciento de la plantilla laboral. El resto  se incorporará hasta que vayan mejorando las condiciones de salud.

Explicó que de los 300 centros de trabajo relacionados con la central obrera son aproximadamente 80 mil trabajadores los que van a ingresar de manera paulatina.

Destacó que la mayor parte son de la industria con 40 mil, de los cuales estarían regresando 12 mil. En el sector de autopartes son 30 mil de los cuales únicamente 9 mil  y el otro sector que es el de la construcción, que emplea a 10 mil, sólo regresarían 3 mil trabajadores.

Al ser cuestionado sobre los nombres de algunas de las empresas que regresarán a su actividad dijo no tener los datos pero mencionó que varias proveedoras ya se encuentran trabajando en la activación de protocolos.

 "No tengo los nombres pero se entiende que esta semana han estado trabajando junto con Audi y Volkswagen y algunas otras armadoras que son General Motors, Ford, Nissan y Toyota, han estado trabajando los protocolos de activación para la reactivación de la actividad", mencionó. 

Asimismo precisó que los primeros 15 días se puede tener claro cómo se están dando los procesos de producción y cómo se está comportando el virus, esperando que la curva sigua descendiendo hasta que se tengan niveles óptimos que permitan un mayor número de trabajadores.

Estimó que si las cosas mejoran se podría hablar que a fin de año la planta productiva mínimo estaría trabajando con el 90 por ciento de trabajadores, de ser posible, porque otro cierre podría ser devastador para la economía. 

Por su parte Leobardo Soto Martínez, de la CTM, mencionó que de las 107 empresas que se incorporan a las actividades esenciales, como la minería, autopartes y construcción, en los cuales laboran  más de 34 mil empleados afiliados a la CTM, 10 mil 284 trabajadores reiniciarán labores y los demás se irán incorporando de forma gradual.

Explicó que en el caso de las proveedoras, de los 22 mil empleados únicamente regresaría a laborar el 30 por ciento, que sería 6 mil 600. En la industria de la construcción, de los 12 mil sólo 3 mil 600 y en la minería, de 280 personas contratadas solamente 84 regresarán.