El subsecretario de Salud y vocero del gobierno federal para la pandemia de Covid-19, Hugo López-Gatell responde rápido: la pandemia no está domada, todavía no, en México ni en el mundo.

López-Gatell evita la contradicción con su jefe, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, y explica:  “cuando hemos hablado, aquí parafraseo al presidente, cuando dice que estamos domando, nos referimos técnicamente al hecho de que la Jornada Nacional de Sana Distancia, que pertenece al mundo de las estrategias de mitigación comunitaria, logró, y esto lo podemos constatar, que se redujera la cantidad de casos por día, y que en lugar de que se presentara una importantísima demanda de servicios hospitalarios éstos se fueran difiriendo en el tiempo. A eso nos referimos con que se está domando la epidemia, que logramos administrar el riesgo”.

En una conversación con el diario El Universal, el subsecretario acepta que siente temor por la posibilidad de que la pandemia tenga un rebrote. “Debe quedar muy claro: lejos estamos todavía del final de la epidemia”, advierte quien ayer mismo aseguró que “la epidemia está en su máximo nivel”, y en ciudades como Guadalajara y Monterrey se extenderá hasta septiembre y finales de octubre, respectivamente.

Las cifras de muertes y contagios, que tantas críticas, suspicacias y roces políticos han desatado, las ratifica y las defiende. Asegura que nunca dijo que el país tendría un número de 6 mil u 8 mil defunciones, sino que siempre afirmó que los cálculos indican que las muertes podrían ir de las 6 mil hasta las 30 mil, siempre y cuando a un gobierno estatal no se le ocurra en este momento abrir bares o permitir la apertura de empresas que no sean prioritarias.

Asegura que su cargo actual es “técnico-político” o “político-técnico”, y dice que quien acuse que se han ajustado los tiempos sanitarios a los tiempos políticos tiene que probarlo y que él está dispuesto a “dar fe bajo juramento judicial de que en todo momento cuando las fuerzas políticas y los actores políticos han tratado de supeditar las opiniones técnicas de salud a tiempos, ritmos, intereses políticos el primero que ha salido en defensa de ello, de lo técnico, de lo científico, es el Presidente”.

En este momento, dice, no tiene interés en buscar un cargo de elección popular y asegura que no milita ni nunca ha militado en el partido político y que en la pasada elección votó por Andrés Manuel López Obrador, por Morena y por Claudia Sheinbaum, y que en la elección en la que López Obrador compitió contra Enrique Peña Nieto no votó por nadie, pues asegura que perdió su credencial de elector.

Desestima las críticas que tres exsecretarios de Salud hacen a la estrategia del gobierno para enfrentar la pandemia, pues considera que son más políticas que técnicas y que estos exfuncionarios quizá olvidaron ya dónde se localiza la Secretaría de Salud, pues han expresado sus críticas en medios de comunicación y no en Lieja 7, donde se ubica el edificio sede de la secretaría.