Pobladores causaron disturbios y dañaron inmuebles municipales de San Pedro Cholula y Coronango durante sendas protestas para exigir un alto a la inseguridad, luego de que tres sujetos asaltaron la mañana de este miércoles una distribuidora de artículos para construcción.

Todo inició cuando un grupo de sujetos perpetró un asalto en la junta auxiliar de San Antonio Mihuacán, perteneciente al municipio de Coronango, situación que movilizó a los elementos de la Policía Municipal e iniciaron una persecución.

Con apoyo de policías de San Pedro Cholula los sospechosos fueron detenidos en las inmediaciones del barrio de Santa María Cocoyotla, perteneciente a San Pedro, por lo que los tres sujetos a bordo de una camioneta tipo van de color gris, junto con los artículos robados, fueron capturados.

Los sospechosos y la unidad fueron trasladados a la comisaría de seguridad pública de San Pedro Cholula, hasta donde llegaron pobladores de Coronango entre ellos los afectados en el robo, los cuales exigieron que les entregaran a los detenidos pues harían justicia por propia mano debido a los constantes hechos delictivos.

Ante la evidente resistencia por parte de las autoridades, los pobladores se tornaron violentos y causaron destrozos en la comisaría, donde rompieron vidrios y quemaron llantas intentando sacar a los sospechosos por lo que fue necesario pedir apoyo de la Policía Estatal y de la Fiscalía General del Estado para resguardar la comisaría.

Al no poder concretar su cometido los elementos de la policía lograron trasladar a los sospechosos hasta las instalaciones del C5 en el Periférico Ecológico, lo que causó aún más la molestia de los pobladores los cuales decidieron retirarse de la comisaría para trasladarse a la presidencia municipal de Coronango.

Vandalizan la presidencia de Coronango

En ese lugar nuevamente protagonizaron hechos violentos lanzando piedras contra el edificio y rompiendo algunos cristales, por lo que de inmediato personal de la policía local junto con autoridades de municipios aledaños como Cuautlancingo, San Pedro y San Andrés Cholula llegaron hasta este sitio.

Con apoyo de la Policía Estatal y de la Guardia Nacional lograron resguardar la presidencia municipal al tiempo en el que el delegado de gobernación permitió que una comisión de los pobladores ingresara a las instalaciones de la comuna para entablar diálogo y atender sus demandas.

Pese a esta situación los pobladores se mantuvieron violentos y se negaron a que cualquier persona, incluso de su propio grupo de manifestantes, pudiera grabar o tomar fotografías por lo que en más de una ocasión lanzaron piedras a policías, curiosos y algunos medios de comunicación, sin embargo no se reportaron personas lesionadas.

Hasta las 17:00 horas permanecían las negociaciones entre las autoridades y los pobladores quienes aseguran que todo se trata de una exigencia ante los constantes asaltos a transeúntes robo de vehículo y asaltos violentos a comercios, de los cuales incluso vecinos han perdido la vida.