El Covid genera estigmatización entre la población teziuteca debido a que la gente tiene miedo de saber que contrajo el virus y otros, que ya lo portan lo niegan preocupados por la posible discriminación que pueda sufrir tanto el paciente, como la familia, indicó para e- consulta, Armando Martínez González, director del Hospital Covitario de esta ciudad.

Este modo de pensar de la población genera una problemática social, pues no es fácil tomar la decisión de salir de casa y convertirse en el posible motivo de propagación del virus dentro del núcleo familiar por lo que se desencadenan distintos conflictos psicológicos como la depresión, la ansiedad y el estrés.

Aunque las estadísticas por muerte de coronavirus en Teziutlán se mantienen bajas, el estrés por la pandemia entre la población va a la alza. 

Lo cierto es que muchos Teziutecas acuden a otros lugares a atenderse “pensando en que allí no van a ser Covid o que no los van a conocer aunque tengan Covid y por lo tanto no les va a dar vergüenza ante la sociedad del lugar en el que viven”, agregó.

Por esta causa, las estadísticas pueden variar, en relación a casos positivos oficiales. En el hospital de Teziutlán, se tienen 7 casos positivos pero hay muchos casos en la medicina privada que no son reportados por qué no van a la misma plataforma, y “yo calculo que con los casos de la medicina privada Teziutlán debe tener 20 o 21 casos positivos confirmados y 4 muertes en el hospital y otros casos fuera del hospital; están en los 4 casos que fueron atenderse a otros lugares haciendo un total de 8 muertes por Covid” dijo el director.

Y agregó: “de aquellos que buscan apoyo en otro lugar y nos enteramos porque vienen a buscar su estudio epidemiológico, es decir vienen buscando si son o no positivos, pero bueno no los registramos nosotros, nosotros no tenemos derecho a registrarlo, alguien más registra ese fallecimiento por Covid, y es un tema de subregistro que ha existido en otras partes del mundo”.

Martínez González abundó en que no todas las muertes por Covid-19 son confirmadas, incluso hay casos en los que no da tiempo de confirmar a pacientes que llegan muy tarde a su atención médica.

Detalló que a la fecha en el hospital regional covitario de Teziutlán; pese a que las pruebas por coronavirus presentan falsos negativos, se han valorado a más de 105 pacientes hospitalizados, 50 fallecimientos, de los cuales 43 han sido confirmados por coronavirus, y 7 por neumonía atípica.

50 pacientes han sido entubados en el hospital Teziutlán, aunque en su mayoría no son originario de este municipio, vienen de otras regiones como Huauchinango, Zacatlán, Ciudad Serdán, El seco, San José Chiapa y Palmar de bravo, pues el hospital recibe a muchos pacientes del estado y pues buenos estamos para apoyar el sistema hospitalario del gobierno del estado.

En Teziutlán se ha logrado dar de alta a 60 pacientes, pero sigue siendo alto el índice de mortalidad de pacientes que requieren intubación (asistencia mecánica ventilatoria).

El director del Hospital General de Teziutlán, explicó que el panorama en México ha cambiado mucho y existen excepciones de mortalidad como por ejemplo un paciente joven del hospital Teziutlán de 26 años de edad y  otros pacientes por Covid de entre 30 a 35 años.

 “Son casos que niegan el mito de que los jóvenes pueden sobrevivir, además de que estos pacientes no tenían comorbilidad, es decir, que no tenía diabetes, no eran obesos, no eran hipertensos, el virus es agresivo no solo en pacientes con inmunosupresión,, sino en pacientes jóvenes, que son menos, pero que no están exentos de morir por esta enfermedad”, añadió.

Los hospitales en puebla y cerca de puebla se saturan y se tiene que buscar un hospital donde puedan ser atendidos, es el caso de Teziutlán como uno de los hospitales más activos.

La capacidad para pacientes graves en el hospital de Teziutlán es de 48 a 60 pacientes de los cuales al menos 30 son pacientes con asistencia respiratoria mecánica, quienes son atendidos por una enfermera en turno para cada paciente, un médico a cargo de la vigilancia y de un especialista pasando visita.

Reiteró que además de la enfermedad, la estigmatización por casos Covid, es una problemática que se tendría que atender, pero la sociedad del país es muy difícil, sobre todo cuando los protocolos marcan que este tipo de personas contagiadas no se pueden velar, mueren sin los rituales de la religión que se trate, porque además, mueren aislados no pueden tener visitas, el familiar solo ingresa para reconocer que es el cuerpo de su paciente, y después lo ideal es cremarlo en las primeras 4 a 6 horas después de la muerte. 

Pero la gente no los quiere cremar ni enterrar: “no quieren inhumarlos durante las primeras 4 horas, ellos quieren tenerlos más tiempo con ellos mismos y este es un problema de costumbres, alegado como un asunto de derechos humanos, pero entonces ¿Dónde estarían los derechos humanos del resto de la sociedad que lo que quiere es disminuir el riesgo de contagio por Covid?, es un asunto muy complicado como el hecho de que la gente quiera usar el cubrebocas en la calle;  es un asunto de disciplina y del nivel intelectual que tenemos en México”, finalizó.