Las exportaciones mexicanas registraron una caída de 41 por ciento anual en abril, su mayor declive en 34 años, ante el impacto de las medidas de contingencia sanitaria por el COVID-19.

El valor de las exportaciones de mercancías, en el cuarto mes del año, fue de 23 mil 384.80 millones de dólares, lo que representó un descenso de 40.93 por ciento a tasa anual, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicados el lunes.

Lo anterior representó el monto más bajo desde 2010 y la peor caída desde marzo de 1986, cuando registró un descenso de 41.96 por ciento a tasa anual, según una nota del diario El Financiero.

Fernando Ruiz Duarte, director general del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce), señaló que las cifras de abril ya eran esperadas, ya que alrededor del 80 por ciento de las ventas al exterior se dirigen a Estados Unidos y su economía prácticamente estuvo paralizada, por lo que es lógico que las exportaciones disminuyan.

“Tenemos un problema estructural en México, no podemos depender tanto de Estados Unidos, esto es una llamada de atención, porque no hemos diversificado nuestros mercados, además, tampoco hemos diversificado todos nuestros sectores productivos”, agregó.

“El impacto en México será mucho más profundo que las contracciones de sus socios comerciales, en especial de Estados Unidos”, advirtió Alberto Ramos, economista en jefe para América Latina de Goldman Sachs.

Añadió que la expectativa es que hacia delante la balanza comercial mejorará ligeramente, por aumento en la demanda doméstica y la posible depreciación del tipo de cambio.

El reporte de la balanza comercial revela que las exportaciones petroleras tuvieron una caída de 757.96 millones de dólares o un descenso de 66.4 por ciento para el cuarto mes de este año, lo que representó su baja más profunda desde julio de 1986, cuando retrocedió 67.64 por ciento a tasa anual.

El instituto señaló que en dicha fecha las exportaciones no petroleras fueron de 22 mil 626.84 millones de dólares, su caída más pronunciada desde 1980.

Al interior de las exportaciones no petroleras, los envíos de las manufacturas fueron de 20 mil 310 millones de dólares, o una baja de 41.9 por ciento, lo que representó su descenso más marcado desde 1981.

De manera desagregada, las exportaciones automotrices cayeron 79.1 por ciento, mientras que las no automotrices se hundieron 20.9 por ciento, en su comparación con el mismo periodo del año anterior.

La excepción fueron las ventas al exterior de la industria extractiva, que aumentaron 20 por ciento anual en abril.

En el caso de la agropecuarias, estas registraron una contracción de 8.2 por ciento.