Cuidar la salud de los pensamientos, alejarlos de las especulaciones para enfocarlos en el aquí y ahora, sin futurizar tragedias o situaciones catastróficas, contribuirá a alejar los miedos, estrés y frustraciones, en estos tiempos en que el encierro de varios días, por la emergencia sanitaria por el Covid-19, puede ponernos al borde de la desesperación.

Esas son las recomendaciones que hacen Lucero Fierro Romero, psicóloga dedicada al tratamiento de trastornos emocionales, y Alejandro Aguilar Monrroy, director de la Clínica contra las adicciones Valor a la Vida.

En entrevista al alimón, los dos especialistas advierten que, en época de crisis, “hay varios factores que pueden detonar el estrés negativo, el mismo cambio de rutina es estresante, al no saber qué hacer con los hijos, las tareas, la pareja y demás familia con la que vivimos, y con la que además no estamos acostumbrados a convivir todos los días”.

De ahí que, de manera personal y colectiva, deben trazarse estrategias, principalmente en estos días en que sabemos que la contingencia puede alargarse mucho más y que superó las expectativas iniciales que las mismas autoridades habían proyectado.

“Se dice que la crisis es una oportunidad de crecimiento y aprendizaje, pero también se puede decir que es una época de conocernos y saber cómo responder ante una nueva situación”, describió Lucero Fierro, especialista en atención de parejas y tratamiento de adicciones.

“Y es que, cuando nos hablan de una pandemia, un virus, un asunto de emergencia mundial, el cual debemos entender para poder atender, nos saca de la zona de confort para enfrentarnos a nuevas dinámicas de interacción social”, terció Aguilar Monrroy.

Todo esto, dijeron, “puede ser fuente de mucho estrés y miedo, ya que lo nuevo asusta, paraliza, pero también emociona ya que representa la esperanza de nuevos encuentros, ilusiones y maneras de vincularnos con los que más queremos y nos quieren”.

De ahí, los dos especialistas plantearon las estrategias:

Contra el miedo

Una verdad muy cierta es que un gran porcentaje de nuestros miedos son imaginarios, se podría decir que sólo 5 por ciento de nuestros miedos son reales.

El miedo surge por la duda, la incertidumbre, la desinformación. Así que lo que podemos hacer para superar el miedo es:

1.- Cuida tus pensamientos y enfócalos en el aquí y ahora. Evita futurizar tragedias o situaciones catastróficas y mantén un pensamiento objetivo libre de especulaciones.

2.- Acude a fuentes confiables para mantenerte informado. Ya que muchas de las “noticias” que llegan a nosotros no son verdaderas o están sesgadas por el amarillismo. Y sólo tienen el fin de alterarte.

3.- Recuerda que la función del miedo es reubicarte, así que ajusta tus pensamientos y acciones a lo que te puede funcionar en este momento.

4.- Plantea objetivos reales y claros para resolver las necesidades que se vayan presentando en el día a día con tu familia.

5.- Si detectas que estás entrando en pánico o ansiedad, recuerda que hay varias formas de relajarte ya sea escuchando música, haciendo ejercicio o meditando.

Contra el estrés

1.- Reconoce que estamos viviendo una nueva experiencia en la cual nos sentimos frustrados e impotentes.

2.- Organiza tu día con un horario de actividades específico para cada miembro de la familia.

3.- Haz una mesa redonda para escuchar y conocer cómo están viviendo la situación los niños, los adolescentes y las personas adultas.

4.- Explica de manera clara y muy breve lo que está pasando y lo que pueden hacer para protegerse.

5.- Haz ejercicio en pareja o en familia para promover la sana convivencia y la liberación del estrés.

Contra la frustración

Cuando las cosas no están saliendo como tú esperas, te enfrentas a un sentimiento llamado frustración, para saber manejarla se requiere:

1.- Reconocer que estoy sintiendo impotencia, enojo o malestar por la situación que está pasando.

2.- Aceptar que hay cosas que están fuera de mi control y no las puedo cambiar.

3.- Ser flexible para saber adaptarme a las circunstancias del momento.

4.- Ver la situación desde una perspectiva de oportunidad, para vincularte y convivir con tus seres queridos.

5.- Encuentra momentos para estar contigo y retomar actividades que por la misma dinámica de la vida habías abandonado, como leer, ejercitarte, pintar, escribir, tocar algún instrumento, etcétera.

“Debemos recordar que en esta vida es importante adaptarse, para crecer y abrirnos a nuevas oportunidades y experiencias, por difíciles que parezcan. Es importante asumir el riesgo de vivir lo nuevo y lo desconocido para salir de la zona de confort y conocer nuestro potencial con compromiso y responsabilidad”, concluyeron.